Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl: "¡Cómo cambias a Cannavaro si cojea Robben!"

Higuaín tiene sólo 21 años y anoche volvió a convertirse en el chico de las remontadas, como aquel que marcó el decisivo 4-3 contra el Espanyol en la Liga de Capello o el que anotó el curso pasado en Pamplona. Después de lograr el gol final, quedó sepultado bajo una montaña humana. Hasta Casillas recorrió todo el campo para abrazarle y corear junto al Bernabéu "¡Pipa, Pipa!". Higuaín puso menos énfasis. Marque el gol decisivo, un triplete o dé una asistencia, siempre se marcha del Bernabéu con la misma cara. "Bueno, sí, estoy contento. Pero el mérito es de todos. Aquí ganamos y perdemos todos y nadie tiene que dar por muerto al Madrid", repitió como una cantinela.

"Ha sido una primera parte floja. Hemos tenido que recurrir a la épica para ganar", dijo Juande. La locura se desató en los últimos minutos.

Con los cambios, Juande también contribuyó a la desorientación general: Robben por Van der Vaart y Javi García por Cannavaro. El extremo holandés, que en principio iba a descansar porque no puede sostener el ritmo de tres partidos en siete días, tuvo que ser finalmente de la partida. Y, cómo no, volvió a lesionarse. "Queríamos reservarle porque sabíamos que podía serle perjudicial jugar tanto, pero, tal y como se puso el partido, necesitaba hacer ese cambio", explicó Juande, quien se llevó una pequeña bronca de Raúl cuando, en el minuto 59, optó por sustituir a Cannavaro por Javi García. "¡Cómo vas a cambiar a Cannavaro si Robben cojea!", le dijo el capitán. Tres minutos después, Robben se fue a los vestuarios. El cambio del central italiano desplazó, en otro invento más del técnico, a Gago al eje de la defensa. "Necesitábamos más creación desde atrás, más circulación de la pelota", se justificó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de abril de 2009