Golpe a la cúpula etarra

El jefe de ETA preparaba un atentado para recibir al Gobierno de Patxi López

La policía desmanteló el 'comando' cuando organizaba el "cursillo de aprendizaje"

La cita del jefe militar, Jurdan Martitegi, con Alex Uriarte, supuesto dinamizador del comando de ETA que iba a dar la bienvenida de fuego al futuro lehendakari, Patxi López, fue en el cementerio de Montauriol, un pequeño municipio del sureste francés de poco más de 200 habitantes cercano a Perpiñán. Hasta allí llegó a primera hora de la tarde del sábado Uriarte -sobrino del antiguo dirigente de ETA Señor Robles- en su Audi de color rojo, uno de los dos coches que fueron decomisados en la operación antiterrorista hispano-francesa.

Y también acudieron los policías que le tenían controlado desde Vitoria, núcleo de operaciones desde el que iba a dirigir supuestamente el grupo de legales (sin fichar) en los que se iban a apoyar él y su compañero de grupo Igor García Ocho -uno de los seis detenidos en el País Vasco en la misma operación- para dar la bienvenida al futuro Ejecutivo de Patxi López. Esta es al menos la principal hipótesis que manejan los medios antiterroristas, aunque no se descarta tampoco que el grupo iniciara una campaña sobre los objetivos habituales de la banda.

ETA apuesta por redes de 'legales' con algún 'liberado' para sus campañas
La policía no sabía que el sospechoso se iba a ver con el jefe militar etarra
Más información
La política más clara
"Las fuerzas de seguridad ya están buscando al sustituto de Martitegi"
La mejor ocasión
El etarra Martitegi preparaba un atentado con furgoneta bomba para recibir a López

La policía conocía la cita de Uriarte para entrevistarse con alguien del aparato militar, pero lo que no sospechaban era que se iba a topar con el sustituto de Txeroki y de Gurbitz al frente del aparato de la muerte de ETA, sus comandos. Los policías españoles enseguida ataron cabos al ver la figura de Martitegi, un gigante de casi dos metros de altura y sólo 85 kilos de peso.

Durante dos horas, según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el supuesto número uno del aparato militar de ETA estuvo explicando la dinámica de la muerte: el objetivo era seguir profundizando en la actividad terrorista. Rubalcaba aseguró ayer, en una comparecencia ante los medios, que era un "cursillo de aprendizaje" a un nuevo comando que preparaba un atentado en España, el que supuestamente lideraba Uriarte. A las 17.45 del sábado se precipitó la operación. Las autoridades francesas y españolas decidieron proceder a la detención de los tres sospechosos: Jurdan Martitegi, jefe militar de la banda; el vitoriano Alex Uriarte Cuadrado y Gorka Azpitarte Rejado, natural de Eskoritza (Guipúzcoa). En un principio se barajó que el acompañante de Martitegi, su chófer y guardaespaldas, era Mikel Oroz. Pero la identidad oficial definitiva del arrestado llegó de madrugada: se trataba de Azpitarte Rejado.

En la operación en Francia ejecutada por agentes de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y la Policía Judicial francesa se incautaron de material explosivo "en pequeña cantidad" -probablemente para explicar cómo elaborar artefactos-, un par de fiambreras, tres pistolas, documentación y material informático que ya está siendo analizado por los agentes. Testigos presenciales aseguraron haber escuchado alguna detonación en el momento de los arrestos. Al parecer, algún agente disparó al aire. No ha trascendido si alguno de los tres detenidos fue alcanzado.

Paralelamente al dispositivo en torno al cementerio de Montauriol, se abría en Euskadi lo que a todas luces ha acabado siendo una réplica sísmica antiterrorista de la operación de Perpiñán: la caída del comando que previsiblemente se disponía a hacer realidad la amenaza vertida en forma de comunicado etarra el Aberri Eguna (Día de la patria vasca), el 12 de abril.

ETA tachó ese día al próximo Gabinete de Patxi López de "objetivo prioritario" de su acción armada. Esta hipótesis policial deberá ser refrendada por el material que ha sido incautado en los numerosos registros realizados desde la madrugada y la mañana de ayer. Los seis detenidos en el País Vasco son su principal compañero, Igor García Ochoa, y los colaboradores Olaritz Aracama Moreno, Asier Ortiz de Guinea Iñiguez de Ciriano, Jonathan Guerra Tejero (todos de Vitoria), Sergio Bravo Saez Urabain (de Bilbao) y Gorka Iriarte Sáez.

De hecho, la labor callada de los últimos meses de los agentes de la Brigada de Información de Vitoria, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía del País Vasco, en la investigación de la red de legales y del propio Alexander Uriarte, junto al trabajo de la Comisaría General de Información, han permitido llevar a buen puerto una operación que calificó de "brillante" el ministro del Interior.

Las sucesivas caídas de los comandos asentados en Euskadi -el Vizcaya en julio pasado o la red desarticulada por la Ertzaintza (policía vasca) en Guipúzcoa en marzo o antes por la policía en Navarra- confirman que ETA ha apostado por las redes de legales dinamizadas por liberados para sus campañas.

Rubalcaba habló en ese sentido de estrategia de ETA "consolidada", como demuestran los análisis de los servicios antiterroristas. Dentro de un mes Martitegi cumplirá 29 años. Y a buen seguro que lo hará en alguna prisión francesa, donde penan ya parte de los más de 780 presos de la organización terrorista. La policía busca ya a su sustituto. Si es que está nombrado.

Una agente de la Policía Científica extrae material del coche de los etarras en Montpellier.
Una agente de la Policía Científica extrae material del coche de los etarras en Montpellier.CARLES RIBAS

Comunicado etarra

En el último comunicado de ETA, el 12 de abril, la banda ponía en su punto de mira al futuro lehendakari.

- Patxi López, "caudillo". "Al igual que advertimos de que el Ejecutivo de Ibarretxe sería el Gobierno del fraude para cualquier abertzale, ahora queremos afirmar que el de López será el Gobierno del fascismo y de la vulneración de los derechos. En la medida en que no haya un cambio de actitud, los responsables políticos de esa estructura impuesta serán objetivo prioritario de ETA".

- Más atentados. "Mientras no se pase de los discursos a los hechos para levantar un muro que detenga la represión y los ataques de los Estados y para llevar a este pueblo a un escenario de autodeterminación, que nadie le pida a ETA que renuncie a la lucha con las armas para hacer frente al enemigo".

- Al PNV. ETA le acusa de "ser el máximo responsable del resurgir del españolismo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS