Condenado un fiscal de Dénia por agredir y lesionar a su ex mujer

La Inspección deberá decidir una medida disciplinaria

El fiscal de Dénia Vicente López Fernández ha sido condenado a 40 días de trabajo en beneficio de la comunidad y a dos años de alejamiento de su ex mujer por haberla agredido y lesionado. López Fernández es el fiscal coordinador de Dénia. En esa tarea de coordinación se incluye la sección de violencia sobre la mujer, que aunque tiene un responsable está bajo su área de responsabilidad.

La sentencia considera probado que Vicente López Fernández agredió a su ex mujer y le causó lesiones. Ahora que la sentencia está dictada, la Inspección Fiscal deberá pronunciarse sobre lo ocurrido, valorar si en efecto los hechos constituyen una falta grave por condena por un delito doloso y qué sanción corresponde. Inicialmente, la Inspección Fiscal abrió un expediente, que paralizó porque los hechos estaban pendientes de juicio. Y aplazó hasta su finalización la intervención sobre una posible separación temporal de trabajo y/o una sanción económica a López Fernández.

El fiscal ahora condenado había pedido Gandia como destino cuando aún se estaban investigando los hechos ocurridos entre él y su ex mujer. El traslado se aprobó y contó con los informes favorables de todos los que intervinieron en el proceso. Pero el propio afectado rechazó hacerlo efectivo en tanto no se resolviera el litigio por supuestos malos tratos ahora confirmados por el Juzgado de Lo Penal número uno de Gandia.

La sentencia considera que han quedado sobradamente probados los hechos, a pesar de que el acusado los negara y que su defensa solicitara la libre absolución y tratara de desacreditar incluso psicológicamente el testimonio de la víctima. De hecho, la magistrada recoge en el fallo, analizando la estrategia defensiva del fiscal procesado, que "ente caso como en tantos otros supuestos de violencia sobre la mujer, nos encontramos tristemente con que el objeto del juicio se desplaza de lo que sería su único y propio objeto de enjuiciamiento, demostrar si se produjeron o no los hechos objeto de acusación, para centrarse en el enjuiciamiento de la víctima". Según la juez, llegó a convertirse en un juicio sobre una supuesta denuncia falsa de la víctima. La defensa del fiscal quiso probar que la mujer se lo había inventado todo. La juez deja claro que el informe forense sobre las lesiones y el pericial psicológico son indiscutibles, además del valor por coherente del testimonio de la víctima y de la madre de ésta. Y no penaliza el hecho de que la mujer, tras su denuncia, se negara a declarar. La juez entiende que los lazos y vínculos persisten y que es factible que llegara a pensar que la dejaría "tranquila" si no lo hacía.

[El juzgado de Instrucción número tres de Valencia ordenó el ingreso en prisión del hombre de 40 años que el pasado martes intentó matar a su ex mujer y a una amiga de ésta. Se le acusa de dos delitos de homicidio en grado de tentativa. También ayer, la Policía Local rescató en Valencia a una mujer que estuvo a punto de tirarse al vacío por los malos tratos de su pareja].

Bronca en la escalera

Vicente López y Assumpta Ferrando, también funcionaria de la Administración de Justicia, se divorciaron en 2006 tras casi once años de matrimonio. Tienen tres hijos. El cese de la convivencia no rebajó la tensión de una relación absolutamente deteriorada.

La pareja convino un calendario de visitas de los menores del que quedaba al margen la niña más pequeña, a la que el padre podía ver durante media hora cada vez que acudiera al que fuera domicilio familiar para recoger o dejar a sus otros dos hijos.

Y fue precisamente en uno de esos encuentros, delante de la pequeña y de su abuela materna, donde ocurrieron los hechos.

El 26 de abril, a las 17.30, Vicente López acudió a recoger a sus dos hijos mayores y a estar con la pequeña en el rellano de la escalera, tal como tenían convenido. La pequeña, congestionada y nerviosa, no paraba de llorar, ante lo cual Assumpta Ferrer se ofreció para calmarla, lo que provocó la ira del ex marido.

Vicente López, antes de irse y después de devolver a la niña, se enzarzó en una discusión con su ex mujer, a la que cogió por el brazo empujándola contra la escalera. Como consecuencia, la mujer cayó de costado sobre los escalones, resultando con lesiones varias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS