Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goldman acude al mercado para devolver dinero al Tesoro

El banco infunde optimismo en Wall Street con sus cuentas

Goldman Sachs quiere devolver cuanto antes el dinero que le prestó el Tesoro. Y para ello, anunció ayer, tras el cierre de Wall Street, que se dispone a colocar en el mercado acciones por un valor de 5.000 millones de dólares (3.740 millones de euros). Con ello devolvería la mitad de los 10.000 millones que le aportó el Tesoro y financiaría el resto por otras vías. Eso, siempre y cuando supere las pruebas a las que EE UU está sometiendo a las entidades financieras.

Goldman registró un beneficio en el primer trimestre de 1.810 millones de dólares. La intención original de Goldman era presentar sus resultados hoy, pero siguiendo el ejemplo de la semana pasada de Wells Fargo se adelantó, a la vista de que los números eran mejores de lo esperado.

La entidad anuncia una ampliación de capital de 5.000 millones de dólares

"Dadas las dificultades del mercado, estamos satisfechos con nuestro rendimiento", valoró el presidente ejecutivo, Lloyd Blankfein, que con este beneficio se quitaba la espina de las pérdidas del último trimestre de 2008. Es más, las ganancias del arranque de año mejoran incluso los 1.500 millones que registró en el mismo periodo del año pasado.

Los resultados dieron una bocanada de optimismo a los inversores, que esta semana también conocerán los de JP Morgan Chase, el jueves, y de Citigroup, el viernes. El beneficio récord de Wells Fargo creó entusiasmo antes de la Pascua. Pero ahora hay dudas sobre la solidez de sus números, mientras desde Washington se investiga si los bancos a los que se inyecta dinero público están relajando el crédito.

Precisamente ayer, el economista Paul Krugman, dijo durante un encuentro con periodistas extranjeros en Nueva York que "no es ninguna locura" pensar que EE UU saldrá de la recesión en septiembre próximo, aunque advierte que se seguirá destruyendo empleo hasta final de 2010 y se mostró cauto a la hora de valorar la situación en el sector financiero, donde dice que puede haber sorpresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de abril de 2009