_
_
_
_
Reportaje:Empresas & sectores

El regreso de Jazztel

El crecimiento de los últimos meses y las buenas perspectivas avivan su valor en Bolsa

A Leopoldo Fernández Pujals no se le puede acusar de falta de tesón. Cuatro años después de entrar en el capital de Jazztel y convertirse en su presidente, la operadora empieza a mostrar resultados. La idea de que puede ser perfectamente viable, rechazada hace poco por analistas e inversores, va ganando puntos. La prueba del algodón han sido sus recientes ganancias de valor en el parqué. En etapas más normales ya hubiera sido destacable el hecho de haber subido su valor de 0,16 a 0,28 céntimos por acción en lo que va de año (un 75% más). Pero en momentos como el actual es una hazaña, ya que, pese a las subidas de marzo, el Ibex lleva perdido un 12% desde principios de año. La compañía, que valía 240 millones al cierre de diciembre, está ahora por encima de los 400 millones.

En 2008, el 80% de sus altas fueron clientes de la competencia

Todo esto porque la operadora está batiendo marcas en captación de clientes. Y en un entorno difícil. "Llevamos varios trimestres crecientes en clientes y en ingresos", subraya José Miguel García Fernández, su consejero delegado, "y eso, lógicamente, tiene efectos sobre el valor en Bolsa". Jazztel, que hasta el segundo trimestre de 2007 sufría pérdidas de clientes netos, empezó a partir de septiembre de ese año una carrera ascendente que parece acentuarse a cada trimestre que pasa: 7.200 nuevos clientes netos en el tercer trimestre del 2007; 22.400 en el primer trimestre del 2008; 30.800 en el tercero y 40.100 en el cuarto. La operadora terminó el año con 375.000 clientes activos, el 47% más que los 255.000 del 2007. Entre octubre y diciembre logró hacerse con el 18% de todos los nuevos clientes netos, convirtiéndose incluso en la segunda en captación después de Telefónica.

Esta afluencia de altas ha empujado los ingresos y, lo que es más importante, la rentabilidad de las operaciones. La cifra de negocio se elevaba el año pasado un 15%, hasta los 348 millones de euros. De hecho, la cifra creció todos los trimestres y se aceleró en el cuarto, con casi 100 millones de ingresos. ¿Resultado? Sus pérdidas, de 102 millones en 2007, se rebajaron a 79 millones de euros el año pasado. Ya el Ebitda fue totalmente positivo en 2008: seis millones de euros.

De seguir este proceso de recuperación, Jazztel cuenta con tener beneficios el año que viene. García, que antes de acceder a su actual cargo en la operadora en 2006 era consejero delegado de Cable & Wireless en el Reino Unido, espera un Ebitda de entre 20 a 50 millones de euros para este año. "Teniendo en cuenta que el grueso de la inversión está hecho y los costes estabilizados, el margen bruto en los nuevos clientes se dispara", asegura.

La compañía dispone ahora mismo de una estructura capaz de soportar una masa de operaciones muy superior a la actual. "Contamos", explica García, "con 28.000 kilómetros de red troncal de fibra, otros 5.000 de red urbana y unas 600 centrales". La operadora ha actuado con contundencia sobre los costes. Ha trabajado sobre cuestiones como la eliminación de líneas alquiladas, la optimización de los procesos de atención al cliente e incluso la plantilla, que se ha reducido, pese al incremento del tráfico.

Aún más llamativo que las subidas de facturación y de clientes es, para los inversores, el hecho de que Pujals y su equipo las hayan previsto. Estos incrementos no han sido fruto de un golpe de suerte, sino de una estrategia y unas previsiones (el Plan 2008-10) que se han cumplido e incluso superado en clientes y resultado neto. De ahí la revitalización bursátil del valor. Los inversores parecen dispuestos a creerse ahora las previsiones de la compañía para el 2009 y el 2010. Jazztel prevé para este año una facturación de entre 450 y 480 millones de euros, un 34% más que el año pasado, y una reducción de las pérdidas a 50 o 60 millones. También prevé un 31% más de clientes, hasta alcanzar los 490.000.

Pero, ¿qué es lo que está llevando a más usuarios a decantarse por Jazztel? "Lo primero", asegura García, "que hemos procurado dar la máxima calidad. Somos la operadora con mejor relación precio-calidad; damos la mayor velocidad con un precio que te permite ahorrar unos 200 euros al año frente a Telefónica, no cobramos por las llamadas a [los servicios de] atención al cliente y te devolvemos el dinero si no estás satisfecho".

Según destaca el consejero delegado, hubiera sido difícil lograr estos resultados de no "ser Jazztel el operador alternativo con más kilómetros de fibra, mayor número de centrales y haber hecho una serie de inversiones que nos han permitido iniciativas como ser los primeros en introducir el ADSL 2 +".

A Jazztel no parece preocuparle la prevista ralentización del mercado de ADSL en España, quizá porque el crecimiento de sus ingresos en 2008 fue del 16%, mientras que el del sector se limitó al 3%. Al margen de que, según explica la compañía en su plan estratégico, la penetración de banda ancha es de 16,8 líneas por 100 habitantes en España, frente a una proporción de 20,9 líneas de los cuatro grandes países, Jazztel confía más en atraer clientes de otras operadoras que en los nuevos. En 2008, el 80% de sus altas fueron clientes procedentes de la competencia. García considera que esta será, pues, su gran vía de crecimiento en el futuro.

"Nuestro empeño pasa por buscar esos clientes que no están contentos, que buscan un mejor servicio, que son cada vez más y que tienen cada vez menos dificultades para hacerlo, ya que las barreras que lo impedían se han ido desmontando", subraya el consejero delegado.

Las acciones de Jazztel han subido un 75% en lo que va de año. En la foto, sede de la compañía en Alcobendas (Madrid).
Las acciones de Jazztel han subido un 75% en lo que va de año. En la foto, sede de la compañía en Alcobendas (Madrid).CARLOS ROSILLO

El futuro de los bonos

El aumento de los ingresos y la mejora del valor bursátil contribuyen a despejar el futuro financiero de la empresa, condicionado hasta hace poco por una deuda de 275 millones de euros (bonos convertibles), que algunos consideraban difícil de pagar. En Jazztel creen que, ante su mayor credibilidad, la solución para esa deuda será más fácil que hace dos años. Para empezar a solucionarla, la compañía contrató los servicios de Jefferies International, un banco de inversión de EE UU. La entidad, que se responsabilizará de reestructurar la deuda, con vencimiento en abril del 2010, llevó a cabo ya la recompra de bonos por valor de 23,7 millones de euros, por apenas 8,3 millones. Una iniciativa que ha reducido la deuda hasta los 251,3 millones de euros y le permitirá ahorrar 1,2 millones este año en costes financieros. En Jazztel no descartan ninguna solución: nuevas recompras, la refinanciación o el aplazamiento de parte de la suma, e incluso, la posible conversión en acciones de la restante. -

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_