Catástrofe en Afganistán | La investigación del CNI

"Nos pasó por encima. Volaba muy bajo"

El interrogatorio a los cuatro afganos que vieron al helicóptero estrellarse

ASUNTO: HELICÓPTERO

URGENTE. 16/08/2005

Al llegar a la FSB [Forward Support Base, en Herat, donde se concentra el grueso del contingente español] después de la entrevista con X me comunican que un helicóptero de FAMET [Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra] se había caído sin especificar el número de víctimas ni heridos. Avisado M. [responsable afgano], Y., Z. [agentes del CNI] y M. inmediatamente se trasladan al lugar de los hechos. Cuando llegamos, los MEDEVAC [helicópteros militares medicalizados] ya habían evacuado a los heridos y supervivientes [ocupantes del segundo helicóptero, pues todos los del primero perecieron]. El teniente coronel jurídico también se desplaza al mismo tiempo que nosotros al lugar. En la zona estaban los dos helicópteros caídos y una sección de la QRF [Fuerza de Reacción Rápida] que había llegado poco antes, acordonando la zona. Retenidos por ellos habían quedado cuatro adultos y un niño que estaban en los alrededores. M., el jurídico, y Z. les preguntan, contestando que eran pastores, que cuando vieron [humo] se acercaron y que les detuvieron los supervivientes del segundo aparato. M. y Z. no ven nada raro, aunque siguen retenidos, ya que luego nos acompañarían al pueblo cercano. Asimismo, al llegar a la zona nos encontramos con soldados del ANA [Ejército afgano] y un equipo de ETT [instructores de los militares afganos] al mando de un comandante americano. Tras hablar brevemente con él, y al considerar Z. que la zona estaba asegurada por la QRF, le pido que se retire porque ya no son necesarios, agradeciéndole el esfuerzo. El americano se muestra de acuerdo y nos pide que le tengamos informado.

Más información

M. se queda más tranquilo. M. y Z. hacen un primer examen de la zona, con cadáveres y restos humanos esparcidos en una zona bastante amplia. Al reconocer la zona del primer impacto, localizamos una edificación a unos 50 metros. En la misma había una tetera y ropa. Suponemos que había habido testigos. M. ordena a su gente que vaya a buscar más personal de la policía.

Entretanto, M., el jurídico, que había terminado de identificar los cadáveres, y Z. se trasladan al pueblo para entrevistarse con los ancianos y notables. M. consigue reunir a los hombres del pueblo y, después de explicarles quiénes éramos y que no éramos americanos, pide que nos traigan a los que estaban fabricando ladrillos. Los testigos son cuatro jóvenes. Las entrevistas se realizan a los cuatro por separado. Las resumo a continuación:

- Primer testigo. Su nombre es M. A. Estaban tomando té. Vieron chocar el helicóptero. Como se ha puesto en llamas se han asustado y se han ido. Estaban cuatro personas a punto de empezar a trabajar. Nos pasó por encima, a nuestra izquierda. El segundo [helicóptero] cambió de dirección y no sabe qué pasó. Iba muy bajo. No ha oído ni visto nada raro antes del choque.

- Segundo testigo. Su nombre es A. A. Han visto el helicóptero chocar y se han escapado. No han ido a ayudar porque tenían miedo. El helicóptero iba a 20 o 25 metros. Ha chocado directamente. No vio ni oyó nada anterior al choque.

- Tercer testigo. Su nombre es F. A. Eran sobre las diez. Han visto llegar, chocar el helicóptero y han huido. Hace tres o cuatro días [que estaban allí]. No han visto a nadie, ni por la noche ni otros días a las diez de la mañana.

- Cuarto testigo. Su nombre es A. A. Hermano del segundo testigo. Estaban tomando el té, llegó el helicóptero. No sabe a qué hora porque no tienen relojes. No ha visto a nadie ayer ni anteayer. Antes del choque no vio ni oyó nada. Marca la altura [a la que volaba el helicóptero] con la mano: era muy bajo.

Indico a M. si puede tener gente suya fuera del perímetro, para que no lleguen civiles. Se presta a colaborar totalmente. En ese momento llega un convoy con personal de la FSB. Le digo a M. que nos debemos ir, a lo que asiente. Antes de salir llegan más policías [afganos]. M. me los presenta. Les agradezco su colaboración, pero les indico que la zona ya está controlada y no es necesaria su colaboración. [...] Aparecen tres periodistas locales. Les prohíbo el acceso y hacer fotos. Ante su insistencia, les decimos que se vayan. Se enfadan, pero se van. Regresamos a la FSB. Al salir nos cruzamos con los periodistas, que graban nuestro coche y los vehículos del EBC (Equipo Básico de Operaciones Especiales).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción