Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ BLANCO | Ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE

Blanco: "Mi primera entrevista será con Esperanza Aguirre, y mi primer viaje, a Barcelona"

El despacho del nuevo ministro de Fomento, José Blanco (Palas de Rey, Lugo, 1962), está permanentemente vigilado. Un búho de la suerte hecho de cerámica de Sargadelos está vuelto hacia la puerta y no quita ojo para guardar a su dueño de la mala suerte. Es el amuleto que acompaña a Blanco a todas partes. "Me lo regalaron hace nueve años cuando me nombraron secretario de Organización del PSOE y siempre lo llevo conmigo a todas partes", cuenta. "Bueno, a todas partes no. En la campaña electoral gallega no estuvo el búho". Y el PSOE perdió el Gobierno gallego.

Es Viernes Santo. Apenas 48 horas después de ser nombrado, Blanco recibe a EL PAÍS mientras sus colaboradores diseñan la nueva estructura ministerial. La sala donde se celebra la entrevista está rodeada de mapas de España acribillados de líneas a todo color que intentan reflejar la marcha de las infraestructuras de transportes en obras.

"El presidente tenía muy claro cuándo iba a realizar la crisis de Gobierno"

"Era necesario dar más ritmo, más fortaleza a la acción del Ejecutivo"

Pregunta. ¿Cuándo supo que iba a ser ministro?

Respuesta. El sábado 14 de marzo. El presidente me llamó a La Moncloa y me propuso ser ministro de Fomento. Tenía muy claro cuándo iba a realizar la crisis y la orientación general que le quería dar al nuevo Gobierno.

P. ¿Pudo elegir cartera? ¿Le comentó algo a Zapatero antes sobre sus apetencias por Fomento?

R. Jamás lo había comentado ni se me habría ocurrido.

P. ¿Pero este ministerio cuadra más con sus características?

R. Yo no tenía ambición de formar parte del Gobierno. Mis ambiciones estaban colmadas hace tiempo. Es verdad que yo tengo una sensibilidad especial por las infraestructuras por ser bastante conocedor de la realidad de nuestro país por haber tenido un contacto muy directo con los territorios como consecuencia de las funciones que he venido desempeñando. Conozco las necesidades de cada territorio. Creo que puedo hacer una aportación desde Fomento. La inversión pública en infraestructuras es el instrumento más poderoso de la cohesión económica de España y contribuye a reducir desigualdades entre territorios para dar a todos las mismas oportunidades de progreso.

P. La noticia le llegó tras la derrota electoral de Galicia. ¿No lo haría Zapatero para animarle?

R. Hemos tenido un revés en Galicia. Pese a mantener el mismo número de diputados, perdimos la opción de gobernar y tenía un sentimiento amargo, el más amargo de los que he vivido en política. Pero no creo que el presidente determine la participación de una persona en su Gabinete en función de un resultado electoral sino por las cualidades, las capacidades de lo que él pretende hacer desde las infraestructuras. En estos momentos de dificultad, la inversión es crucial para que nuestro país salga de la crisis, y supongo que tendría en cuenta la aportación que puedo hacer en ese objetivo global del Gobierno.

P. ¿Le contó toda la renovación que quería hacer?

R. Hemos hablado como hemos hecho otras veces, porque soy el vicesecretario general del PSOE, antes de Organización, y siempre el presidente tuvo la deferencia de comentarme los cambios que iba a introducir en su Gabinete. Hay que encuadrarlos dentro del respeto que siempre ha manifestado con la dirección del PSOE, lo cual me enorgullece. En ese contexto también me comentó los grandes cambios que quería introducir por la necesidad de abrir un nuevo tiempo que viene marcado por las circunstancias económicas que vive el mundo. Era necesario imprimir más ritmo, un nuevo impulso, más fortaleza a la acción del Gobierno.

P. ¿Por qué fracaso el equipo de Zapatero a las primeras de cambio, sólo al año de ser nombrado, como para tener que hacer una renovación tan importante?

R. Estamos en un nuevo tiempo que no era predecible hace un año. Si en el verano pasado alguien hubiera dicho que Bush iba a nacionalizar un banco le habrían llamado loco. Los grandes expertos mundiales debatían sobre el disparatado precio del petróleo y los alimentos; pronosticaban que el barril costaría 200 dólares y que habría escasez de alimentos, lo que iba a provocar grandes problemas. Los expertos preveían que si el barril se situaba en 100 dólares, los problemas económicos desparecerían. Nada de eso ha ocurrido. No se puede examinar la remodelación en relación al fracaso o no. Entre otras cosas, porque ninguno de los ministros nuevos que se incorporaron hace un año ha salido del Gobierno, se mantienen. La remodelación tuvo que ver con un deseo de dar más ritmo y fortaleza a la acción política del Gobierno.

P. Tiene en sus manos la principal empresa del país, que invierte 20.000 millones de euros al año. No sé si ha hecho en su vida algún curso de dirección de empresas.

R. He hecho un máster en dirección de empresas que es haber gestionado un gran partido como el PSOE, con miles de militantes y cargos públicos, miles de puntos en todo el territorio donde hay presencia del PSOE. Los resultados están a la vista. Efectivamente, yo no tengo experiencia de gestión, pero siempre he sido una persona que confía mucho en los equipos y pretendo conformar el mejor equipo para afrontar los desafíos que tengo. Soy consciente de la responsabilidad que asumo y sólo deseo estar a la altura del caudal de confianza que ha depositado el presidente en mí.

P. Durante nueve años ha desempeñado en exclusiva dentro del partido un cargo en el que no se ha mordido la lengua al hablar del PP y de los presidentes autonómicos o alcaldes de esta formación. ¿Se morderá ahora todos los días la lengua a la hora de hablar de dirigentes del PP con los que tenga que relacionarse?

R. Es cierto que durante un tiempo me ha gustado llamar a las cosas por su nombre cuando ejercía como portavoz del partido, pero siempre he tratado de demostrar capacidad para entenderme con los adversarios políticos. Como ministro no voy a distinguir entre colores políticos, y los alcaldes y los presidentes de comunidades gobernadas por el PP lo van a apreciar con claridad desde el primer día de mi mandato.

P. ¿Le molestó que en su toma de posesión, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, tildara a la ex ministra Magdalena Álvarez de castigo para Madrid?

R. No me gustó. Tuve un sentimiento agridulce, la satisfacción de que aceptara la invitación que hice a Aguirre para que estuviera presente en mi toma de posesión, en esa idea de cooperación que quiero imprimir al ministerio desde el primer momento. Estoy agradecido por esa presencia, y me pareció que no había lugar a la declaración que hizo sobre mi predecesora, que cuando se la juzgue en términos históricos se verá que ha sido una ministra que tuvo la sabiduría de hacer una planificación de la inversión pública como no se recordaba, a través del Plan Estratégico de Inversiones y Transporte (PEIT), y ha impulsado una gran inversión que nos lleva a que nuestro país sea muy pronto el que tenga más kilómetros de alta velocidad y de vías de altas prestaciones de la UE. Ahora se trata de abrir una nueva etapa en las relaciones con comunidades y ayuntamientos, buscando diálogo y colaboración.

P. ¿Cuándo tiene previsto vender el 30% de los aeropuertos españoles a la iniciativa privada?

R. Intentamos construir un nuevo modelo de gestión aeroportuaria. La intención que había y que quiero mantener, pero quiero estudiarlo, es crear una nueva sociedad cuyo capital será inicialmente el 100% de AENA, que gestionará los aeropuertos del Estado, y vamos a intentar dar entrada de una participación privada de alrededor del 30%, manteniendo el funcionamiento en red de los aeropuertos. Y queremos abrir la posibilidad de que las comunidades participen en la gestión, singularmente en los aeropuertos cuya complejidad de explotación y volumen de tráfico de pasajeros lo justifique. El Estado mantendrá la mayoría en los órganos de gestión de todas las sociedades que articulen el nuevo modelo.

P. El Gobierno catalán reivindica la gestión de El Prat, no una participación minoritaria, porque consideran que así mejorará la eficacia y competitividad.

R. Comparto un deseo que es buscar la máxima eficacia y competitividad de El Prat y del resto de aeropuertos. Estoy dispuesto a explorar fórmulas de participación en la gestión. Estamos en el principio de un proceso y estamos dispuestos a dialogar, a profundizar en las ideas y buscar acuerdos. Y deseo una buena relación que nos permita llegar a acuerdos satisfactorios con el Gobierno catalán, también para el traspaso de las cercanías ferroviarias, para que se preste con las máximas garantías de calidad y seguridad, y respetando los derechos de los trabajadores. Haré pronto una visita a Cataluña para hablar de estos temas y del anexo de inversiones que fija su Estatuto.

P. El traspaso de las Cercanías lleva un retraso de más de un año. ¿Tan complicado es? ¿Se traspasará también a otras comunidades que lo reclamen?

R. No es una transferencia que resulte fácil. Vamos a tratar de superar las dificultades, no sólo tratando de ponernos de acuerdo entre el Gobierno de Cataluña y el Gobierno de España, sino también tratando de buscar la complicidad de los agentes sociales, fundamentalmente de los sindicatos. Hay que compatibilizar la visión de los trabajadores con el interés general para buscar la máxima eficacia del servicio. Estoy seguro de que en un plazo no muy lejano podríamos alcanzar un acuerdo y plantearnos hacer lo mismo con otras comunidades. Tenemos un plan importante de inversión para Barcelona y sus Cercanías y también para Madrid. Presentaré en muy poco tiempo el plan de Cercanías para Madrid haciendo partícipe a la comunidad, y estoy dispuesto a hablar también de la transferencia si así se plantea. Pero lo más importante creo que es mejorar y ampliar la red en una comunidad que ha crecido mucho en los últimos 15 años y que tiene necesidad de mejorar el servicio de Cercanías.

P. ¿Esperanza Aguirre ya no va a poder decir que se han invertido cero euros en obra nueva en Madrid cuando usted le presente el plan de Cercanías?

R. Reitero mi disposición al buen entendimiento con todas las comunidades, también con la de Madrid. En Madrid hay que tomar decisiones con el plan de Cercanías, y lo vamos a hacer.

P. ¿Cuál va a ser la primera obra pública que usted visite?

R. Una de las primeras obras públicas que visitaré será la Y vasca ferroviaria, cuando Patxi López sea investido lehendakari.

P. ¿Cuál va a ser la primera comunidad que visite?

R. Voy a recibir la próxima semana a la presidenta de Madrid, que así me lo ha planteado, y tengo la intención de visitar Cataluña en los próximos días. Mi primera entrevista será con Aguirre, y mi primer viaje, a Barcelona. Me hubiera gustado que la primera comunidad en visitar fuera Galicia, pero creo que estando un Gobierno en funciones debo esperar a que tome posesión el nuevo presidente para hacerlo.

P. ¿Qué opina de que el juez del Prestige haya basado su decisión de retirar la imputación a un alto cargo del Ministerio de Fomento del Gobierno del PP en un informe pericial elaborado por un técnico que, antes, colaboró con el equipo de Fomento del PP avalando el alejamiento del barco, con las consecuencias que eso tuvo, que fue la mayor catástrofe ecológica de España?

R. Me imagino que cuando un técnico elaboró ese informe lo haría con criterio de imparcialidad y objetividad, y en ese sentido respeto su trabajo. Considero que esa situación no se gestionó bien, y los ciudadanos determinaron claramente la responsabilidad política en las urnas de quien no fue capaz de gestionar bien esa crisis.

P. ¿Qué se siente al ser presidente del consejo de administración de la empresa en la que hace muchos años trabajó su padre en puestos inferiores?

R. Mi padre tuvo varios cometidos en la delegación de Lugo, desde conductor de una pala a una motoniveladora, y luego conductor del delegado provincial o de quien procediera. Siento una profunda emoción. La grandeza de la democracia es eso, que una persona de pueblo pueda llegar a ser ministro del Gobierno de su país.

LOS PROPÓSITOS DEL NUEVO MINISTRO

- Nueva etapa. "Es hora de abrir una nueva etapa, buscando diálogo y colaboración con las comunidades"

- Gestión aeroportuaria. "El Estado mantendrá la mayoría en los órganos de gestión de los aeropuertos"

- Alta velocidad. "El AVE a Valencia se pondrá en marcha en año y medio"

- El AVE vasco. "Una de mis primeras visitas de obras será a la Y vasca cuando Patxi López sea investido lehendakari"

- Trenes de cercanías. "El traspaso de las cercanías a Cataluña hay que negociarlo también con los sindicatos". "Presentaré en muy poco tiempo el plan de cercanías para Madrid, haciendo partícipe a la Comunidad"

- Inversión privada. "Es necesario activar la colaboración privada en carreteras y transporte de mercancías por ferrocarril"

- Cambio de modelo. "Hay que pasar de la España radial a la España en red para que cada punto del país sea centro y no periferia"

- Cohesión territorial. "La inversión pública en infraestructura es el elemento más poderoso de cohesión en España"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de abril de 2009

Más información