Cartas al director
i

Videojuegos y violencia

Cada vez son más frecuentes los episodios de violencia escolar. Entre sus múltiples causas, creo que algo debe influir la gran cantidad de niños y adolescentes enganchados a los videojuegos. Aparte del problema de la adición y la pérdida de tiempo que ello supone, algunos de los contenidos pueden influir negativamente en la educación. Por ello recomiendo que los hijos no tengan, como es muy frecuente, videoconsola ni Internet en la propia habitación fuera del control de los padres.

Y también que cuando se les regale un videojuego se ha de conocer muy bien su contenido; que no ocurra que estando muchos padres en contra de la violencia, de las drogas y del racismo, sin embargo pueden comprar uno de los más vendidos, en el que se consiguen puntos por vender un alijo de drogas, apalear viandantes y atropellar señoras con niño; y en el que aún puntúa más si el apaleado o atropellado es un negro.

Aunque el problema, más que en algunos videojuegos, está en la irresponsabilidad de muchas familias que, por un cariño mal entendido o por no saberles decir que no, les dan siempre lo que piden sus hijos, sin tener en cuenta si aquello es educativo, o por el contrario les perjudica en su formación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50