Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAM compra en México el 100% de una sociedad de créditos hipotecarios

En plena crisis económica y financiera, y cuando las cajas de ahorros están en la primera página de la actualidad tras la intervención de Caja Castilla-La Mancha y porque el Gobierno prepara un fondo para recapitalizar las cajas con problemas temporales, Caja Mediterráneo (CAM) saca pecho al acordar la compra de una sociedad de préstamos hipotecarios en México. Será la primera adquisición que la caja de ahorros realiza en América Latina.

El consejo de administración de la entidad alicantina dio ayer por la tarde luz verde por unanimidad en una reunión extraordinaria a la compra del 100% de la Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) Crédito Inmobiliario (CI), de préstamos hipotecarios. La sociedad es una de las cinco primeras Sofom del país. La operación supondrá un desembolso total de 145 millones de euros, de los que 83 irán destinados a la compra de todas las acciones de la firma y los 62 millones restantes, a "reforzar el capital de la sociedad". La CAM explicó que la sociedad cuenta con el respaldo del SHF (entidad financiera estatal) "para el fondeo de operaciones de forma autónoma". La capitalización de la Sofom le permitirá autonomía a la sociedad y también poder solicitar financiación adicional para las operaciones dentro del mercado mexicano.

La operación supondrá un desembolso de 145 millones de euros

La CAM tenía desde 2007 una alianza con CI para operar en el país. La sociedad financiera, que cuenta con unos 350 agentes, cuenta en la actualidad con 13 socios y hasta 2008 tenía entre sus accionistas a General Motors. La caja ha decidido concretar la operación aprovechando el buen precio de la misma. La compra tiene luz verde del Banco de España desde el martes 31 de marzo y se formalizará previsiblemente en los próximos días.

La CAM defiende también que con esta operación refuerza su plan de internacionalización y su actividad en México, un país en cuyo potencial insiste y donde está presente desde 2004 con una oficina de representación en Cancún.

La sociedad se centrará en la concesión de "líneas de financiación para empresas y particulares, tanto a clientes ya implantados en México como a particulares y empresas españolas que tengan intención de desarrollar su actividad en el país", argumentó la caja.

Esta no es, en cualquier caso, la primera inmersión de la caja de ahorros en el exterior. Hace dos años, a mediados de abril de 2007, la CAM compró el 5% del Banque Marocaine du Commerce Extérieur (BMCE Bank) por 132 millones. La operación, justificó entonces la caja de ahorros, pretendía potenciar, entre otros aspectos, la vinculación de los inmigrantes marroquíes en España con la caja, así como aprovechar el potencial de crecimiento del país del Magreb y la creciente presencia de empresarios españoles en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009