El G-20 de las primeras damas

Michelle Obama debuta en una cumbre, y el diario Tthe Guardian' califica a Sonsoles Espinosa de "nueva Carla Bruni"

Barack Obama llegó anoche a Londres en calidad de estrella indiscutible de la próxima cumbre económica del G-20, pero será su esposa Michelle quien encarne el objetivo más apetitoso para la prensa gráfica. La figura de esta abogada de Chicago, tan alta como atractiva, simpática y directa, sobresale entre la nutrida nómina de primeras damas que acompañarán a los principales dirigentes del planeta en la capital británica, y no sólo por su más de metro ochenta de estatura.

Michelle será la primera en pisar esta tarde el palacio de Buckingham, donde asistirá a una audiencia privada con Isabel II a solas con su marido. La reina suele reservar ese privilegio a las visitas oficiales -ésta no lo es-, pero pudo más su interés por conocer al presidente de Estados Unidos, al igual que hiciera con 10 de sus predecesores (únicamente se le resistió Lyndon B. Johnson). Sólo después de esos 20 minutos de encuentro "informal", la soberana abrirá las salas de Estado de su residencia oficial al grueso de los líderes del G-20 y sus parejas, cuando la imagen más buscada por los fotógrafos -qué modelo luce la primera dama estadounidense- haya sido inmortalizada. Ni siquiera en ese capítulo Michelle Obama parece tener rival, porque la esposa del presidente francés, la ex modelo Carla Bruni, ha declinado la invitación a Londres, aunque las dos mujeres serán retratadas juntas el sábado durante una visita a la catedral de Estrasburgo mientras sus maridos participan en la cumbre de la OTAN.

El pelotón de ilustres invitadas cenará esta noche en el número 10 de Downing Street un menú confeccionado por el cocinero estrella Jamie Oliver. La esposa del primer ministro británico, Sarah Brown, ha organizado la velada con las esposas de los líderes, una perspectiva que no ha cautivado a Néstor Kirchner ni a Joachim Saber, maridos respectivamente de la presidenta argentina y la canciller alemana. Los dos han optado por quedarse en casa, aunque probablemente habrían pasado inadvertidos entre la belleza de Margarita Zavala (primera dama de México) o el atlético físico de Laureen Harper, la esposa motociclista del jefe del Gobierno canadiense.

Especial atención concitará también la española Sonsoles Espinosa, después de que el diario británico The Guardian la proclamara ayer "la nueva Carla Bruni", resaltando sus dotes operísticas y, sobre todo, su sofisticado estilismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de marzo de 2009.