Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La corrupción en España

En su interesante artículo del pasado viernes el profesor Víctor Lapuente descartaba las características culturales de algunos países, España entre ellos, como factor determinante en los niveles de corrupción.

Ciertamente no se ha descubierto en el genoma humano unos genes que nos hagan particularmente más proclives a prácticas corruptas ni menos aptos para la democracia. Pero hay determinados hábitos sociales y culturales que hacen que la sociedad sea más permisiva o colabore con estas prácticas corruptas, supuestamente inducidas desde las instituciones y la administración.

No debe ser ajeno al nivel de corrupción de una sociedad el importante nivel de economía sumergida de nuestro país ni la tolerancia ciudadana ante los partidos políticos que no depuran a personas con claros casos de malversación de dinero público. ¿Los ciudadanos suecos confiarían en un político que no conserva las facturas de su lujoso vestuario?

Desgraciadamente creo que el nivel de corrupción de un país sí tiene relación con el nivel cultural y educativo de la sociedad sin negar la importancia de mejorar la regulación administrativa e institucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 2009