La superficie construida en la costa aumentó un 44% en seis años

La superficie construida en la costa aumentó un 44% en seis años

La construcción "tiene que seguir siendo la locomotora fundamental de la economía", según afirma el presidente del Consell, Francisco Camps. La máquina ha perdido fuelle con la crisis, pero ha viajado a toda velocidad por la costa valenciana en los últimos años. Lo certifican los datos preliminares de imágenes de satélite realizadas entre 2000 y 2005, tiempos de vorágine urbanística, para el estudio europeo Corine Land Cover. Como adelantó EL PAÍS el pasado lunes, la Comunidad Valenciana construyó en esa etapa el 10,66% de la franja de los primeros dos kilómetros de litoral. El incremento de la superficie artificial fue especialmente intenso en la provincia de Valencia, donde aumentó un 53,5%. En Alicante, el crecimiento de la zona sellada alcanzó el 37,4% y en Castellón el 25,7%. En los tres casos, claramente por encima del 22% de toda España.

Alicante tiene ocupado el 52% de la superficie en los 2 primeros kilómetros
La ocupación de la segunda línea de la costa es menos intensa

Pero el cemento no sólo avanzó deprisa en la primera línea de costa. También invadió la franja de dos a cinco kilómetros, según los datos provisionales acumulados por el Observatorio de la Sostenibilidad de España, que depende del Ministerio de Medio Ambiente y la Universidad de Alcalá de Henares. El organismo aún no ha emitido un informe -sí realizó el estudio del programa europeo Corine Land Cover de 1987 a 2000-, pero las imágenes por satélite revelan que en esos primeros cinco kilómetros las construcciones se incrementaron un 44,7% y ocuparon 52.567 hectáreas nuevas de suelo. La extensión de ese cordón litoral de cinco kilómetros es de 193.248 hectáreas, con lo que el suelo artificial ya supone el 27,2%.

La aprobación de numerosos planes en los años del auge de la construcción han salpicado la costa de nuevas urbanizaciones, además de infraestructuras e industrias que también consumen territorio. Si el aumento de la edificación en los dos primeros kilómetros de costa fue del 38,93% en el periodo estudiado, en la segunda franja, entre los dos y cinco kilómetros, los promotores pisaron el acelerador e incrementaron la ocupación de suelo un 52,6%. En el caso de Alicante, el aumento de ocupación de terreno alcanzó incluso un 59,3% -4.773 hectáreas en seis años-. Valencia se conformó con un 45,8% más -2.328 hectáreas nuevas- y Castellón tuvo una subida del 43,5% -946 hectáreas-.

No obstante, es más intensa la ocupación de la primera línea, donde está cubierto ya el 38% del suelo disponible en los dos primeros kilómetros, frente al 20% en la franja de dos a cinco kilómetros.

Por provincias, Alicante es la que más terreno ha entregado a la construcción en los dos primeros kilómetros de costa. Las edificaciones o infraestructuras ya ocupan el 52% de esa franja. Le sigue Valencia con un 33%, y en Castellón, donde están por desarrollar millones de metros cuadrados en macroplanes como el de Mundo Ilusión, la superficie artificial supone ya el 21% en primera línea de playa.

La ocupación de la segunda línea de costa es menos intensa, pero el desarrollo urbanístico no ha dejado de comer espacio. El análisis de los datos de las últimas décadas muestra que en los primeros cinco kilómetros desde la línea de playa hacia el interior la superficie artificial ha pasado de suponer el 14,7% en 1987, a incrementarse al 18,8% en 2000 y al 27,2% seis años después.

La consejería de Medio Ambiente y Urbanismo tiene datos propios sobre el proyecto de imágenes por satélite Corine Land Cover para el periodo estudiado y en otras franjas de terreno. Destaca así que el crecimiento del suelo sellado en la costa en los primeros 500 metros fue del 8%, y en la línea de un kilómetro del 10%. Medio Ambiente se fija también en la franja de los 10 kilómetros, donde el aumento de suelo cimentado es del 13%, y en la zona de entre 10 y 20 kilómetros, en la que subió un 21%. "El mayor crecimiento no se produce en primera línea de costa, sino en esa franja intermedia", afirma.

El aumento de terreno ocupado por edificaciones, infraestructuras e industrias en el conjunto de la Comunidad Valenciana ha sido del 23%. La consejería apunta que globalmente no es la edificación, con un 8,71%, la que más suelo ha consumido, sino la industria y las actividades terciarias, con un 40%. Mientras, las zonas verdes urbanas registraron, según sus datos, un incremento del 37% en ese periodo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50