El ecoparque de Benicàssim lleva dos años aparcado

En febrero de 2007, la empresa adjudicataria de la construcción del ecoparque de Benicàssim entregó la obra a la Consejería de Medio Ambiente. Desde entonces, el centro permanece cerrado y sin funcionar pese a que fue inaugurado con el boato que habitualmente viste este tipo de actos en periodo preelectoral. El problema es que el ecoparque no tiene ni luz ni agua porque se construyó la instalación pero no se realizó la acometida para disponer de estos servicios básicos, así como de su enganche a la red de alcantarillado. Ahora, según fuentes del Ayuntamiento de Benicàssim, Medio Ambiente obvia su reiterada solicitud para negociar quién se hace cargo de esas instalaciones y, mientras, el parque sigue cerrado.

Las instalaciones salieron a concurso con un presupuesto de licitación de más de 540.000 euros. Sobre una superficie de 3.000 metros cuadrados se ubicaron alrededor de una treintena de contenedores destinados a residuos no peligrosos, voluminosos y peligrosos. Este punto limpio estaba destinado al depósito de materias no peligrosas como vidrio, cartón, plástico, metales, textiles; residuos voluminosos, como madera, enseres, restos de poda, electrodomésticos y escombros; y residuos peligrosos tales como aceites, baterías, pilas eléctricas, fluorescentes y radiografías. Con el servicio, el Ayuntamiento de Benicàssim podía completar la recogida de residuos, ya que el municipio cuenta con contenedores selectivos. Sin embargo, pese a contar con la infraestructura, el servicio no se ha puesto en marcha.

El problema se centra en la financiación de las instalaciones de luz, agua y alcantarillado que no se realizaron cuando se construyó el ecoparque. La decisión de construir el punto limpio se acordó en 2001 y se ejecutó en 2005, cuando el gobierno del municipio estaba en manos del PP y los independientes. Hace ya un año, el Ayuntamiento de Benicàssim debatió una moción en la que explicaban que el protocolo firmado por el Consistorio y la consejería indicaba que "en el caso de que las acometidas de las diferentes instalaciones que hubiera que realizar (luz, agua, alcantarillado, etc...) estuvieran excesivamente alejadas de los terrenos cedidos por el ayuntamiento, será la comisión mixta de seguimiento, la que decidirá a quién corresponde costear dichas acometidas". Pero esa comisión nunca se constituyó, que es la que ha de decidir quién paga los 140.000 euros que cuestan las acometidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50