Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Manzanares el Real renuncian a los toros por la crisis

El alcalde asegura que la decisión aprobada en la consulta no es definitiva

Las protestas arrancaron nada más conocerse el resultado. Un pequeño grupo de vecinos de Manzanares el Real ponía el grito en el cielo al conocer que el 53% de los votos de la consulta popular eran a favor de la supresión total de los festejos taurinos en el municipio. "¡El toro es nuestra tradición, no nos lo podéis quitar!", gritaban. Los más viejos del municipio apelaban a sus recuerdos desde niños. "¡Esto es una vergüenza!", aseguraba uno de ellos, "digan lo que digan los resultados no pueden quitar las fiestas de los toros. Mi familia vive aquí desde siempre y siempre los ha habido".

No fueron razones morales las que esgrimió el Ayuntamiento para convocar una consulta popular sobre la permanencia de los festejos taurinos. Más bien económicas. La crisis llevó al Consistorio a evaluar que el gasto anual de 120.000 euros en estas fiestas era excesivo para los siete millones de presupuesto con los que cuenta. Los vecinos tenían tres opciones: votar a favor de la permanencia de la tradición, a favor de la supresión de las fiestas del toro o una intermedia por la reducción del gasto en estas celebraciones.

Más de la mitad de los votos fueron contra la permanencia de la fiesta, mientras que a favor quedó apenas un 34%. De los 5.700 vecinos que estaban llamados a la consulta, sólo acudió el 22%. "Es una participación muy baja para tomar una decisión tan radical como suprimir los toros del todo, a pesar de que esa opción haya ganado", explicaba ayer el alcalde del municipio, Óscar Cerezal. "Sin embargo, está claro que una mayoría de casi dos tercios de los vecinos quieren algún tipo de reducción de los festejos, y trabajaremos en ese sentido, aunque no creo que se supriman al 100%", adelantaba ayer Cerezal.

El lunes se reunirá el equipo de gobierno para tomar una decisión definitiva, que se mantendrá por lo menos hasta el final de la legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 2009