Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición fuerza a Hereu al control previo de la publicidad institucional

La exposición "Fent Barcelona" ha costado 80.000 euros y su promoción 235.000 - El presupuesto para este año en comunicación es de 20,6 millones

Las campañas de comunicación institucional del Ayuntamiento de Barcelona se someterán a dictamen previo del Consejo Audiovisual de Catalunya (CAC) para evitar que puedan barrer para casa. Es decir, incluir juicios de valor y opiniones de promoción de la gestión del gobierno municipal, que es lo que ha pasado con la campaña Visc(a) Barcelona-Fent Barcelona. La proposición la presentó ayer en el pleno del Ayuntamiento el Partido Popular, que contaba con el apoyo de CiU y el de ERC, que se sumó tras suavizar la redacción. Estas modificaciones dieron pie a que el bipartito que gobierna la ciudad se añadiera al consenso para evitar perder la votación. Eso sí, el alcalde, Jordi Hereu, tuvo que oír duras críticas de la oposición por los gastos en campañas en general y en la de Fent Barcelona en particular.

La gratuidad de los equipamientos deportivos para los parados, aprobada

Fent Barcelona es una promoción sobre el proceso de participación que elaboró el Programa de Actuación Municipal (PAM). Se explica en una exposición en la Sala Visions, en la calle de la Ciutat. La exposición (básicamente paneles y un par de audiovisuales) costó 80.000 euros y su promoción en anuncios en televisión, radio, prensa y banderolas ha supuesto un desembolso de 235.000 euros. "De entrada, parece bastante peculiar que cueste tres veces más la publicidad que la propia exposición", criticó Jordi Portabella (ERC), según el cual esa campaña es un ejemplo de "política de comunicación errónea porque cuesta demasiado dinero". Algunos de los testimonios que aparecen en los anuncios son del tipo "me encanta el coche pequeño de la recogida de basuras" o "lo que he encontrado más interesante es lo de las 52 guarderías". Esas opiniones, entre otras, son las que motivaron la resolución del CAC de requerir la retirada de la campaña. La exposición en cuestión ha sido visitada por 823 personas, explicó ayer Carles Martí, primer teniente de alcalde, que calificó de "ataque de histeria" la reacción de la oposición.

Además de los anuncios y con el mismo lema, el Consistorio ha editado un folleto en el que se atribuye, entre otras cuestiones, "la disminución de la inflación entre julio y octubre de 2008".

Lo que se le reprochó ayer al bipartito es que en tiempos de crisis se gaste dinero en ese tipo de campañas: "En la situación de crisis actual, eso no se puede hacer. Y si lo hacen es porque saben que están mal. Se les ve el plumero", afirmó Xavier Trias, presidente del grupo de CiU. El más contundente fue Alberto Fernández Díaz (PP), que aprovechó el debate para echar en cara al gobierno de Hereu el gasto en comunicación y publicidad: "El presupuesto para este año es de 20,6 millones de euros, lo que representa un gasto de 60.000 euros al día. Están más pendientes de parecer que de hacer. Se gastan cinco veces más en publicidad que en atender la pobreza". Hereu aguantó el chaparrón y no intervino, pese a las alusiones a que la campaña se había hecho para reforzarle políticamente. Fue Martí el que, al margen del caso de Fent Barcelona, defendió la necesidad de las campañas institucionales y de información de los servicios al ciudadano y acusó al Partido Popular de "hacer demagogia desde hace 25 años con lo mismo, mezclando lo que no hay que mezclar".

El devenir de la sesión de ayer puso en evidencia que el gobierno municipal no quería perder ninguna votación. Posiblemente por ello, además de apoyar la del PP, socialistas y ecosocialistas se sumaron también a la que presentó CiU, relativa a la comisión entre partidos sobre infraestructuras. Y luego a la de ERC que supone la gratuidad de las cuotas ordinarias de polideportivos municipales y centros cívicos para los parados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 2009