El PSE y el PP despejan el camino para hacer 'lehendakari' a Patxi López

Los populares presidirán por primera vez en la historia el Parlamento vasco

Socialistas y populares cerraron ayer un pacto por el que se reparten tres de los cinco puestos de la Mesa del Parlamento vasco y allanaron sustancialmente con un preacuerdo político el camino para que Patxi López se convierta en lehendakari. Los populares se hacen por primera vez en la historia con la presidencia de la Cámara de Vitoria. El consenso sobre los puestos en la Mesa no implica por sí solo el voto del PP a la investidura del candidato socialista, que dependerá del pacto político. Ayer lograron un principio de acuerdo, pero éste todavía está pendiente de su ratificación final.

El compromiso sobre el documento "se acerca al 90%" y en las cuestiones aún pendientes muchas son de redacción o de matiz, según fuentes de los negociadores. Su limitación a la investidura de López o que se traduzca en un pacto de estabilidad para toda la legislatura depende en buena medida de una conversación que mantendrán en breve el propio líder del PSE con el presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti.

Más información

Alternativa

Las delegaciones negociadoras de ambos partidos, encabezadas por el socialista Jesús Eguiguren y el popular Iñaki Oyarzábal, se reunieron ayer durante menos de una hora en la sede del Parlamento en Vitoria. La decisión sobre el reparto de la Mesa apenas llevó tiempo. El PP ya había decidido que, ante la alternativa que le daba el PSE de quedarse con la presidencia o tener dos puestos en lugar de uno, iba a optar por lo primero. Así, el PP propondrá el lunes el nombre de uno de sus 13 parlamentarios para la presidencia, y el PSE ocupará la vicepresidencia y la secretaría primeras.

La cita vino precedida de un profuso intercambio de papeles entre las dos delegaciones durante toda la semana, en un diálogo que el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, calificó como "permanente y fluido". Oyarzábal mostró su "optimismo" sobre el desenlace, pendiente de que sea analizado por las ejecutivas de ambos partidos, que se reunirán en "los próximos días", según dijeron tanto él como el secretario de Organización del PSE, Rodolfo Ares. El dirigente popular no ocultó que restan algunas "cuestiones pendientes". Ambas partes se han comprometido a no detallar estas materias para resaltar la importancia del principio de pacto alcanzado. "Estamos más cerca que ayer [por el miércoles] de ese acuerdo que dé fortaleza al Gobierno de cambio", resaltó.

Ares indicó que las bases políticas decididas ayer y los objetivos prioritarios del nuevo Gobierno atañen a la lucha contra ETA, un plan de choque por el empleo -con medidas para familias y empresas, e implicando a empresarios y sindicatos-, al desarrollo del autogobierno, la convivencia y cuestiones sectoriales como la educación, la sanidad o las infraestructuras. En las políticas sobre el euskera, donde hasta el miércoles era mayor la distancia, se registraron ayer avances. "Hemos fijado los principios para proporcionar estabilidad al Gobierno, con un diálogo preferente basado en este preacuerdo, pero abierto también a las demás fuerzas políticas, en todo lo que no suponga contradicción con él", dijo el socialista. Ares llamó a esas otras fuerzas, en referencia implícita al PNV, a actuar con "altura de miras".

El PP debe decidir ahora el nombre de su candidato a presidir la Cámara, decisión que tomará personalmente Basagoiti tras hablar con los pesos pesados de su partido. Al PSE le "gustaría" que la persona elegida fuera bilingüe, señaló Ares; "pero es una cuestión que tiene que valorar el PP". El dominio del euskera por quien ocupe la presidencia facilitaría su aceptación por el mundo nacionalista y euskaldun, pero dirigentes del PP insisten en que no hay ninguna obligación legal para ello.

Candidatas

Una de las incógnitas por resolver es a quién elegirá el PP para presidir el Parlamento. Aunque han sonado con insistencia los nombres de Laura Garrido y Arantza Quiroga, dirigentes del PP insisten en que la cuestión está abierta. Será el propio Basagoiti quien tomará la decisión final tras consultar con todos los responsables relevantes en su formación. Basagoiti empezará hoy mismo sus consultas y reflexionará en el fin de semana, en el que se reunirá también con el grupo parlamentario. El próximo lunes, a lo más tardar el martes, llegará la solución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50