Crónica:CARTA DEL CORRESPONSAL | París | Economía global
Crónica
Texto informativo con interpretación

Esta crisis tan francesa

Aquí también, claro, la crisis sopla como un vendaval llevándose todo por delante: los telediarios se llenan de malas noticias. Todo es economía de andar por casa: los semanarios imprimen números especiales con consejos y guías para aprovechar (o no arruinarse) en la vorágine inmobiliaria; los incontables bares y restaurantes parisienses y fuera de París sacan ofertas medio en broma medio en serio: "Café anticrisis a un euro, de 10.00 a 11.00", "menú de crisis, los martes, a 4 euros".

Hace poco, en uno de estos bares parisienses en los que nadie habla con nadie jamás, un comensal se levantó, dejó dos euros de propina y se puso el abrigo; antes de salir, se lo pensó mejor, regresó a la mesa y cogió un euro, considerando que con el otro ya iba que chutaba el del bar. Al lado, un parroquiano que hasta entonces se limitaba a mirar desdeñosamente por la ventana guiñó el ojo al otro y le sonrió con cierta complicidad: "Joder con la crisis, eh ¿colega?".

Los bares de la capital ofrecen "café anti-crisis" a un euro
Los franceses son, de lejos, los que más protestan por la crisis

Y eso que el semanario Le Point se desmarcaba hace unas semanas de la corriente general pesimista y reseñaba las 12 características sociales, geográficas, culturales y económicas que, en su opinión, convierten a Francia en un país particularmente pertrechado para afrontar la crisis planetaria. A saber: la alta natalidad (1), la independencia energética (gracias a su potencia nuclear) (2), su emplazamiento en medio de Europa (3), su red de transporte (4), su atractivo (sic) a la hora de acoger empresas (5), su industria agraria (6), su industria cultural (7), su modelo de capitalismo "de dos cabezas", esto es, que conjuga grandes empresas y pequeños inversores (8), su tasa de ahorro, que convierte a los franceses en "hormiguitas" (9), su industria de lujo (10), su atractivo (sic) turístico (11) y su colchón social (12).

A pesar del listado, los franceses son, de lejos, los que más protestan en Europa por los efectos de la crisis. A razón de una huelga general cada mes y medio. El 28 de enero salieron a la calle dos millones y medio de personas; el jueves, tres millones, siempre según los sindicatos. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Brice Hortefeux, ha definido así el afán reivindicativo del francés: "Particularidad nacional impensable más allá de nuestras fronteras".

Algunos lo achacan a una actitud y a un carácter batallador con el que los trabajadores franceses consiguen no perder derechos. Otros (entre los que se cuentan los empresarios) lo atribuyen a un fuerte componente demagógico de ciertos sectores protegidos, sobre todo de los funcionarios.

Una participante española que acudió a la marcha del jueves, al contemplar la inmensa cantidad de familias enteras que se habían sumado a la manifestación, al talante festivo y ritual de la convocatoria, exclamó: "En el fondo, es una especie de fiesta local, como San Isidro en Madrid".

Al terminar la frase, como si la hubiera oído, una charanga sindical, encaramada a un templete en la plaza de la Nation, atacó un pasodoble (sic). Algunos franceses, con más o menos estilo, se animaron a bailar, mientras, eso sí, seguían insultando a Sarkozy y a su política "probanqueros" y "contra el pueblo". A la participante española, el sol de primavera y la música pachanga le recordó aún más las lejanas fiestas de su ciudad. -

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca

Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción