Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sacar buenas notas no es "lo raro"

9 centros implantan planes para niños con altas capacidades y superdotados

Sacar buenas notas o desear sacarlas ya no es "lo raro" o "lo inútil". Pero a nadie -por maduro que sea- le gusta que le tilden de "empollón". Esto puede llegar a ser un engorro, según el contexto o las modas. Y lo peor: puede llevar al superdotado a convertirse en el "líder gracioso" o el "payaso" de la clase, al pretender él mismo ocultar o rebajar su inteligencia para sentirse integrado en el resto del grupo. Existen varias teorías sobre la superdotación y, por tanto, diferentes conceptos, pero todas ellas tienen su parte aprovechable. Para fundamentar la "experiencia" acumulada en el instituto público IES Camp de Morverdre de Sagunto, el vicedirector y coordinador de la primera Aula de Excelencia valenciana, José Luis Sánchez Carrillo, recurre a dos de los referentes de la superdotación.

Las buenas notas no bastan; hay que ser creativo, persistente y motivado

"El profesor Renzulli dice que la capacidad intelectual es necesaria para considerar a un superdotado, pero no suficiente. Por eso añade: la motivación, la persistencia y la creatividad", ilustra Sánchez Carrillo, que junto al experto Agustín Regadera, llevan una década entregados a la superdotación. "Por otro lado, está Sternberg, para quien un superdotado tiene que demostrar de forma permanente la capacidad para resolver los problemas que la vida le presente". En España, según Regadera, casi 400.000 alumnos entran en estas características. En la Comunidad Valenciana, un 2,3% de los escolares.

Aceptadas ambas tesis: ¿cómo detectar a un superdotado que a veces pasa desaparecivido adrede? En este instituto hay casi 1.000 alumnos, 80 en el Aula de Excelencia y de éstos casi la mitad entra en la definición de superdotado. "Aunque pueda parecer que nos basamos exclusivamente en un modelo de rendimiento académico para seleccionarlos, no es exactamente así". La Junta de Evaluación además de detectar a los superdotados, en coordinación con los cinco colegios de la zona adscritos a este instituto, también se ha propuesto también el "reto" de "motivar al resto del alumnado bueno" que está en compensatoria o FP.

Por eso, en todas las clases de este centro -que fue "pionero" en aplicar los Programas de Enriquecimiento Curricular para Alumnos con Altas Capacidades regulados por la Ley Orgánica de Educación de 2006- se selecciona a "los mejores", incluidas las clases más flojas. "Por ejemplo, tenemos un alumno de compensatoria campeón de España en los 800 metros". Las juntas son como el "comité de selección": elaboran los programas de enriquecimiento curricular y entregan, a modo de recompensa, un "carnet joven" que permite acceder gratis a actividades extraescolares, asistir al teatro, conciertos o tener descuentos en informática, librerías o video clubs.

Alicia, de 3º de ESO y Víctor, Serigio, Celia, Irene, Fran, Ilian y Irmina, de 2º de ESO. Sólo tienen 13 o 14 años y son parte de los elegidos. Saben lo que quieren. "Lo que más les apasiona", confiesan al unísono, "son las mates y la Física". Ellos también son los "pioneros", porque éste es su segundo año en el programa, que se estrenó hace dos cursos. Sacan "excelente en el 51% de las notas"; "no tienen faltas de comportamiento"; y no pueden "ni suspender en Educación Física".

Todos los talleres de enriquecimiento son de Ciencias. Ilian, búgaro de 13 años, quiere ser "científico"; mientras que Víctor, su compañero, sueña con "ser profesor de Castellano". También son buenos en idiomas o en Baloncesto, como Celia. Pero, Irmina, por ejemplo, reclama "potenciar la excelencia en Letras y en Artes, sería más completo". Aunque también asume que: "Estamos en la época de la revolución tecnológica y es normal, pero habrá que buscar un equilibrio".

Pérdida de 'cerebros'

"Los superdotados son muy creativos, pero no todos los creativos son superdotados. A veces se da, incluso, el caso de alumnos inteligentes con mejores resultados académicos que los superdotados", sostiene Agustín Regadera, experto en superdotación y autor de ¿Es mi hijo inteligente o superdotado? (2002). "En lo que no hay ninguna duda es en que el primer requisito del superdotado es tener un Coeficiente Intelectual (CI) igual o superior a 130. Y, en segundo lugar, debe tener claramente identificadas tres cualidades: creatividad, motivación y persistencia". Son rasgos de lo que ahora llaman "inteligencia emocional".

De hecho, este ex inspector de la Consejería de Educación y consejero del Consejo Nacional de Altas Capacidades sigue dando cursos de inteligencia emocional y elabora materiales porque es un super convencido de que "atender a los alumnos con altas capacidades es una inversión rentable para cualquier Administración autonómica. Lo contrario es pérdida de cerebros". Aunque, admite, que "no se hace, porque es caro".

Regadera ha sido el impulsor a nivel nacional de la primera prueba piloto de mayor volumen: el seguimiento y detección de superdotados entre 11.000 alumnos de 45 centros de Primaria de la Comunidad Valenciana durante cinco años, entre 1999-2002. "Nunca se había hecho antes". De ahí surgió el protocolo Orientaciones para la atención de Altas Capacidades que se exportó a otras autonomías, como Canarias. Pero, como dice Reguero: "¿De qué sirve un buen diagnóstico médico, si luego no se aplica?". En este momento 9 centros valencianos han seguido la estela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de marzo de 2009

Más información