Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Capital de la risa

El espionaje está tomando unos derroteros que pueden convertir a Madrid en la capital de la risa. Esperanza Aguirre ha pretendido zanjar todo con un golpe de mano previsible: decretando el cierre de la comisión de investigación. De esta forma, según ella, queda todo aclarado. Sin embargo, para la mayoría de la gente, algo o mucho debe de haber para concluir tan atropelladamente. Así le dijo Inés Sabanés al consejero Granados: "Usted es un peligro". ¿Tendrá razón la portavoz de IU? Puede que, a pesar de doña Esperanza, lleguemos a saberlo, porque la fiscalía ha reactivado la investigación.

Es fácil que la próxima víctima del acoso popular sea Manuel Moix, fiscal jefe de Madrid. O acaso esto sea una patata caliente que va de mano en mano hasta que se enfría y alguien tira el tubérculo incómodo a la basura. En algunos círculos ya empiezan a notarse síntomas de olvido. Ortega Cano confundió al otro día a Aguirre con una ganadera de toros bravos, lo cual tiene su gracia.

También provoca sorna que ni el nuncio de su santidad ni el cardenal de Madrid hayan hecho acto de presencia en el VI Encuentro de las Religiones que concluye hoy. Los obispos culpan a la sociedad del creciente abandono de los templos. Pero ya no son de recibo las posturas de la Iglesia ante cuestiones que tienen en vilo al pueblo, como las células madre o la eutanasia. Tanto defender la vida y luego no son capaces de tolerar la buena muerte.

Si usted quiere reír, acérquese a Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 2009