Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps: "Estoy preparado para aguantar" Aguirre: "Los implicados han dimitido"

Los dos dirigentes del PP salpicados por el 'caso Gürtel' eluden responsabilidades

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, los dos altos dirigentes del PP más directamente salpicados por la investigación de la trama corrupta en Administraciones del PP, tuvieron que afrontar ayer la cuestión en los plenos de sus respectivos Parlamentos. Y los dos respondieron de forma parecida: el valenciano, defendiendo su honorabilidad y confiando en que todo pasará pronto; la madrileña, atacando a la oposición. Ella dijo que asumirá "responsabilidades políticas", pero no dijo cuáles ni cuándo.

Camps se negó a dar explicaciones sobre su implicación en la trama corrupta de empresas que dirigía Francisco Correa y que, según el juez Baltasar Garzón, pagó parte de su vestuario. En una tensa sesión de control en las Cortes valencianas, Camps afirmó: "Todas estas cuestiones serán desmentidas en sede judicial, todas y cada una". No aclaró si su confianza se basa en que el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad no hallará elementos para procesarlo a él y a su portavoz parlamentario, o bien en que las explicaciones que negó al Parlamento las dará ante los tribunales para desmentir a Garzón.

El presidente valenciano se cerró en banda y aseguró, ante el estupor de la oposición, que "las filtraciones no han durado ni 24 horas en la opinión pública". Arropado por los diputados populares, insistió en que ya se han explicado "todos los procedimientos y todas las adjudicaciones" y negó haber recibido regalos a cambio de favores. Pese a todo, asumió la gravedad del asunto: "Queda un ratito largo pero estoy preparado personal y políticamente para aguantar". El presidente valenciano arremetió contra los socialistas y el grupo Compromís, a los que acusó de difamar por pedir explicaciones sobre el caso. El PP anunció al acabar la sesión que tomará "medidas" contra la "extralimitación" de la oposición.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró que "por supuesto" que va a "asumir responsabilidades políticas" derivadas del caso. Pero el anuncio quedó un poco vacío de contenido, porque no precisó más y porque a continuación pasó a la ofensiva. "En esta bancada no hay ningún diputado imputado y en ésa hay tres", espetó Aguirre señalando al graderío socialista. Se refería a la imputación de tres diputados socialistas por causas ajenas a la investigación del juez Garzón.

"No somos como ustedes", prosiguió la presidenta. "Al PP le ha bastado que se hicieran públicas algunas cuestiones de un sumario secreto para que aquéllos que estaban en ese sumario hayan decidido presentar su dimisión". Es cierto que la trama se ha cobrado ya varias dimisiones en cargos municipales del PP -entre ellos, tres alcaldes-, pero en la bancada de Aguirre hay tres diputados que están implicados en el caso, según Garzón. La presidenta jugaba con la baza de que aún no han sido imputados, porque eso lo tiene que decidir el Tribunal Superior de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009