Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps no aclara ninguna duda sobre su implicación en la 'operación Gürtel'

El presidente ignora el contenido del auto y se presenta como una víctima

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no despejó ayer en el pleno de las Cortes ninguna de las dudas que suscita su implicación en la operación Gürtel ni su relación con Orange Market, y su responsable en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes. Acosado por la oposición parlamentaria, que insistió por cuarta vez consecutiva en preguntar sobre el contenido del auto del juez Baltasar Garzón, Camps arremetió contra la oposición.

Lo hizo reforzado anímicamente, tras lograr el pasado martes el respaldo del PP nacional, y con la bancada popular aplaudiendo ayer en cada pausa de su intervención. Camps se presentó en el hemiciclo como una víctima de la "insidia, la infamia y el insulto" de una oposición que, en su opinión, "ha traspasado una línea incomprensible".

El Consell no ha desmentido las informaciones publicadas

Pero ¿qué línea traspasó la oposición ayer? El portavoz socialista, Ángel Luna, pidió a Camps una "explicación razonada y razonable" del contenido del auto judicial, basado en los informes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF), del fiscal anticorrupción nombrado durante los gobiernos del PP y redactado por el juez Baltasar Garzón.

Luna exigió al presidente de la Generalitat explicaciones de lo que consideró un "relato verosímil y concreto" que incluye un conjunto de "evidencias" como que la trama corrupta desembarcó en la Comunidad Valenciana con Camps y que "con su amparo" se produjeron los negocios.

El portavoz socialista no quiso entrar en el asunto de los trajes, que consideró una "cuestión accesoria" frente al asunto de las adjudicaciones. "Esta situación le coloca como sospechoso sin coartada. Con este relato de hechos usted está moralmente imputado", indicó Luna.

Camps replicó: "Usted se ha adentrado hacia lo peor de la política".Luna reprochó al presidente de la Generalitat su decisión de enrocarse en el silencio. "No sé si tiene miedo a explicar algo que luego se contradiga en el sumario, pero usted es penalmente responsable de los hechos que le achaca Garzón, no solo políticamente", explicó el portavoz socialista, que además negó el derecho a Camps a envolverse en la bandera de todos los valencianos para no afrontar los hechos.

La intervención de Luna encrespó a Camps. Hasta el punto de que le acusó de haber cruzado una línea infranqueable por "decir cosas que no se deben ni pensar". Tan agria fue la reacción de Camps que tras acabar la sesión de control, el vicesecretario de Organización del PP y portavoz adjunto, David Serra, anunció en los pasillos que su partido "tomará las medidas oportunas" por lo que consideran una "extralimitación de la oposición". A la de Serra le siguió una oleada de advertencias de similar contenido por parte de consejeros y altos cargos populares indignados por que se hubiese considerado al presidente Camps penalmente responsable en sede parlamentaria.

La oposición, en cualquier caso, no pareció ayer muy afectada por la indignación popular. Hasta el punto de que siguió utilizando las referencias a los trajes y al sastre de Camps con naturalidad en sus intervenciones en el Parlamento. Razón por la que el vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, llegó a exclamar: "Han renunciado a hacer oposición, se dedican a hacer carroñerismo político. Es una especie de cuento que se cuentan con ayuda de algunos medios de comunicación".

Unos medios de comunicación que han informado sobre el contenido del sumario, los informes del fiscal, el auto del juez Baltasar Garzón y las contrataciones de la Generalitat con Orange Market y que el Consell no ha podido desmentir.

La portavoz de Compromís, Mònica Oltra, pidió a Camps una valoración política de la imputación del ex vicepresidente del Consell Víctor Campos y del contenido del auto del juez Baltasar Garzón. Y Camps insistió en el enroque: "Creo en la inocencia absoluta de todas las personas y se demostrará en sede judicial".

Oltra reaccionó con una intervención en la que intercaló la relación de las piezas de ropa que, según el auto, Orange Market pagó para los cargos del PP con versículos de San Marcos. En su alocución advirtió sobre la pérdida de confianza de la sociedad en la justicia a raíz de las reuniones de Camps con el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa, e interrogó al presidente del Consell sobre el momento en el que dejó de ser "un hombre recto". Una intervención cuyo contenido Camps tachó de ridículo y absurdo. "Cada vez que unen sus objetivos y discursos [PSPV y Compromís] la gente se hace más del PP", sentenció.

En este clima de tensión, Ricardo Costa acudió ayer al balcón del Ayuntamiento de Valencia para asistir a la mascletà y tantear el ambiente antes de decidir cuándo acudirá Camps, informa Lidia Maseres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009