Crítica:POPCrítica
i

Un perro con conexiones

Ahora que la Radio ya no es futura, sino más bien pasado revivalista y mercantilista, este Perro llamado Santiago llevó su vagar hasta el Sol que lleva treinta años encendiéndose en la noche madrileña para mostrar a su público, adeptos arrebatados y sabedores de todas las claves, las nuevas conexiones que ha establecido entre su amada Cuba y la no muy lejana Nueva Orleans.

Todo ello sin olvidarse de referentes literarios, encajando el cierzo de su Aragón natal en letra cuajadas de poesía en la que pasean mirlos y zagales, como si conceptos del hoy se tratase. A sala llena y sombrero puesto, Auserón supo esquivar los embates del aire acondicionado para alternar temas nuevos, apenas dibujados en maquetas que ya suenan por la Red, con sus trabajos anteriores.

JUAN PERRO

Santiago Auserón (voz y guitarra), Moisés Porro (batería y coros), Ronald Morán (contrabajo y coros) y Norberto Rodríguez (guitarra). Sala El Sol. 20 euros. Aforo: 300 personas. Miércoles 11 de marzo.

En total, una veintena de canciones, y, con la que está cayendo, decir canciones no es decir poco. Exquisita Malasaña, certificando los aires de rebelión de esta ciudad tan castigada que es Madrid. Hermosa Duerme zagal, nana a tiempo de vals. Emotiva José Rasca, dedicada al finado Joe Strummer. Un artista vivo con público vivo, con mucho que decir y que comunicar: Juan Perro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de marzo de 2009.