Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El espionaje en la Comunidad de Madrid

Granados cierra la comisión acusando de mentir a su compañero espiado Prada

El PP impone el fin de la investigación sobre los seguimientos a políticos en Madrid - La oposición habla de "atentado a la democracia" y culpa al consejero de Interior

El PP de Esperanza Aguirre culminó ayer su anunciado golpe de mano y decretó el cierre anticipado de la comisión de investigación sobre la existencia de una trama de espionaje político en Madrid; pero antes tuvo tiempo para deslizar un mandoble nuevo, e inesperado: el consejero de Interior del Gobierno regional, Francisco Granados (PP), acusó a Alfredo Prada -su antecesor en el cargo, compañero de partido y miembro actual de la dirección nacional del PP- de mentir y dar aire con su mentira a un supuesto montaje contra Aguirre.

"Es evidente que alguien mintió a EL PAÍS si le dijo que su agenda coincidía punto por punto con lo que figura en los partes [de seguimiento]. Y yo estoy seguro de que se lo dijo", afirmó Granados, último compareciente, en la sesión más bronca de las únicas cuatro que la comisión ha podido celebrar desde el 4 de marzo.

Ese "alguien" es el ex consejero Alfredo Prada, quien efectivamente confirmó a este periódico que los partes recogían sus movimientos en los días de abril y mayo de 2008 en los que le habrían seguido. Y Granados sostiene que Prada mintió -lo repitió tres veces, sin citarlo- porque El Mundo ha publicado que algunos partes del seguimiento a Prada contienen incongruencias que desmontarían el caso. Incongruencias que responden a un error en la transcripción de las fechas, según ha contrastado EL PAÍS (véase la página siguiente).

Todos los altos cargos que habían desfilado antes que Granados por la comisión negaron con solemnidad haber ordenado, amparado, conocido o participado en el espionaje a políticos. Él no lo hizo: se limitó a decir que "en muchos casos" los partes de seguimiento que probarían el espionaje "son erróneos, cuando no falsos", y que las acusaciones de la oposición son "calumnias".

Más adelante precisó: "Yo no he dicho que los partes sean falsos: lo que digo es que muchos de ellos no se corresponden con la agenda de la persona supuestamente espiada [...] Si tienen alguna prueba, llévenla a los tribunales. Si no, dejen de insidiar".

Como casi no le hicieron preguntas, el consejero se concentró en atacar a la oposición. "Llevan dos meses de acoso y derribo. Han insidiado, mentido, calumniado. Y no han podido probar nada. ¡Ni una sola responsabilidad! ¡Ni una sola contradicción de los comparecientes! [...] Yo no miento nunca. ¡Pídanme disculpas!", clamó. Maru Menéndez (PSOE) e Inés Sabanés (IU) le respondieron que contradicciones han encontrado varias, y repitieron que, a su juicio, sí ha habido espionaje y el consejero es responsable. El tono era tan bronco que, ya en los pasillos, el socialista Adolfo Navarro tachó a Granados de "neofascista", "chulo" y "matón".

El consejero de Interior subrayó, por otro lado, que es "falso" que en su departamento haya tres estructuras de seguridad paralelas. "Un señor sin gente a su cargo ni presupuesto no es una estructura", protestó, en referencia al asesor Marcos Peña y al director del Área de Seguridad, Sergio Gamón. Acusó igualmente de mentir a los ex tres ex consejeros (dos de ellos, del PP) que declararon antes que él. Y pasó de puntillas por el episodio del robo de un ordenador en un despacho de un alto cargo de Prada, con este argumento: "No es muy raro que cuando se produce el cese de gente desaparezca un ordenador".

Después de escuchar a Granados, el PP empleó su mayoría absoluta y anunció el cierre de la comisión. Las conclusiones se aprobarán en el pleno del día 18, probablemente a última hora y en víspera de puente. "El caso que nos ha ocupado ya no existe. Era todo una falsedad", sentenció el portavoz del PP, David Pérez. Sabanés habló de "atentado a la democracia". Menéndez anunció que seguirán investigando, por otros cauces, este "turbio asunto".

Cruce de insultos para rematar la comisión sobre el espionaje a altos cargos del PP en Madrid

Francisco Granados

- "Estos días han insidiado, mentido, calumniado. [...] No han podido probar nada. ¡Pídanme disculpas!".

- "[A Menéndez] No está legitimada moralmente para ofenderme [...] Se podría haber quedado en UGT".

- "Ustedes no están cómodos en el Parlamento: prefieren el lodazal, prefieren rebozarse en el barro".

Maru Menéndez

- "Mintió en sede parlamentaria. Es usted un mentiroso compulsivo".

- "Sus altos cargos se contradicen porque tiene usted tres estructuras de seguridad y un lío monumental en su consejería".

- "[Fuera de la comisión] El señor Granados es el encargado por su partido de taparlo todo".

Inés Sabanés

- "El PP ha violentado sistemáticamente esta comisión".

- "[A Granados] Usted es un peligro, un provocador y un manipulador. Es parte de todo esto, y sigue estando bajo sospecha".

- "Le responsabilizo a usted de ocultar información, de diseñar una estrategia para tapar los hechos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 2009

Más información