Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:APUESTAS

¡Hagan juego, señores!, continúa el desmadre legal en Internet

El Gobierno no ha redactado aún el borrador de ley - Por operaciones, el juego es la cuarta actividad del comercio electrónico - Las compañías privadas piden regulación y control para competir en igualdad

Domingo, 8 de marzo de 2009. Álvaro gana 135.000 euros en una partida de póquer online. ¿Declara sus beneficios? Si es honrado, como ganancia patrimonial, le toca desembolsar 24.300 euros, el 18%.

¿Puede declarar un dinero que proviene de una actividad en un limbo regulatorio? En teoría, el juego por Internet sólo es legal si está autorizado por el Estado o las autonomías. En la práctica, 200.000 españoles como Álvaro juegan en la Red por dinero, según la Asociación Española de Apostadores por Internet (EADAPI). Casinos, póquer, apuestas y otras modalidades de juegos de azar dieron 200 millones de euros de beneficios el año pasado a unas compañías con sede en países europeos, y, por tanto, sin pagar impuestos ni estar sujetos a control administrativo alguno en España.

El galimatías legal desconcierta a operadores y jugadores. Mientras que la Ley de Presupuestos Generales considera "contrabando" el juego por Internet, la de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) dice que se tiene que regular. A María Ángeles González, responsable de la Comisión Nacional del Juego, no le preocupa la desidia: "El mandato no está sujeto a plazo y, por tanto, no ha habido incumplimiento, pero es necesario regular", aseguró el lunes en Madrid en las conferencias Juego Online en España: actualidad regulatoria, organizadas por Legal Link.

"Han pasado dos años de la aprobación de la LISI y todo sigue igual. En septiembre dije que nos estaban tomando el pelo. No hay ni un borrador del anteproyecto de ley. Al ritmo que vamos, hasta 2012 no habrá nada", dice Laura Guillot, portavoz de la Aedapi.El pase del Barça a cuartos de la Champions se pagaba ayer a 1,12 euros en Bwin. En Miapuesta a 1,35. Cada día cientos de españoles discuten y, sobre todo, apuestan dinero por cualquier cosa en Internet. El deporte es el rey, pero también arrasan casinos, póquer o ruleta. La oferta es extensa: hay entre 1.800 y 2.500 sitios a un clic de ratón.

El sector del juego es la cuarta actividad por volumen de operaciones del ecomercio en España. Generó 200 millones de euros de beneficios en 2008, pero los impuestos que podrían quedarse en el territorio nacional volaron a paraísos fiscales o a países europeos donde sí está regulado el sector, como Gran Bretaña, Austria o Malta. La mayoría de empresas que operan por Internet en España, algunas multinacionales que cotizan en bolsa, tienen licencia de países comunitarios y, por tanto, se les garantiza la libre circulación de servicios.

"Estamos sometidos a estrictos controles y somos transparentes. Ofrecemos entretenimiento y nunca apelamos a hacerte millonario. ¿Cómo vamos a fomentar el blanqueo de dinero si los clientes sólo pueden jugar 5.000 euros al mes? Lo único que queremos es seguridad, operar en igualdad de condiciones y pagar impuestos", asegura Andreas Meinrad, consejero delegado de Bwin en España.

El juego (Internet, móvil y televisión interactiva) supone el 5% del mercado de los juegos de azar en la UE, con legislaciones nacionales diversas: 20 estados lo permiten y siete lo han prohibido. Mientras 13 han liberalizado el mercado, seis mantienen monopolios estatales y uno autoriza el monopolio privado.

La AEDAPI, que se constituyó en 2006 con la voluntad de impulsar la regulación del juego online, sostiene que en España hay un vacío legal. "Parece que no se puede ni se quiere regular, ya sea por incompetencia o desidia. Es un tema complejo y parece sobrepasar a más de un político. Hay mucha irresponsabilidad porque se está perdiendo dinero, oportunidades de negocio y empleo. Y las empresas privadas, aunque digan lo contrario, sólo impulsan el juego offline. Si hubiesen querido regular el online, habrían presionado para hacerlo cuando Madrid y País Vasco legislaron",

lamenta su portavoz, Laura Guillot.

"Sin encaje social adecuado"

En ausencia de ley nacional, sólo las dos comunidades mencionadas han regulado las casas de apuestas. En La Rioja lo estudian y Castilla León prevé la ley para final de año, pero "excluyendo las apuestas deportivas porque no tiene encaje social adecuado", según Luis Miguel González, secretario general de Interior en la autonomía castellano-leonesa.

Euskadi autoriza únicamente las casas de apuestas físicas. Madrid da vía libre a las virtuales, aunque únicamente se pueden comercializar en su territorio y siempre que las empresas ubiquen su sede fiscal y los servidores tecnológicos allí, medidas que todas las firmas privadas rechazan.

"Es absurdo limitar un servicio sin fronteras. Los reguladores no entienden cómo funciona el negocio. Tendrían que pensar más allá para que las empresas se instalen en España y ofrezcan el servicio desde aquí a todo el mundo", asegura Sacha Michaud, director de Betfair Iberia.

Internets regionales

Fernando Ors director de desarrollo de negocio de la española Codere es tajante: "No vamos a gestionar ni un euro de un servicio por Internet regional. El mundo online es un mercado de volumen. La guerra de precios es tan voraz que sólo tiene sentido si tienes un mercado suficiente que compense la inversión. Esto sólo ocurre a nivel nacional".

Otras fuentes del sector que gestiona casinos, bingos y máquinas recreativas, y que han obtenido licencias en las casas de apuestas madrileñas y vascas en alianza con operadores extranjeros, añaden que los requisitos técnicos para controlar la procedencia del jugador a través de Internet son demasiado complejos.

El control mediante la dirección IP desde la que se conecta el consumidor (un dato privado) o su geolocalización son las propuestas de las autonomías, que se niegan a ceder sus competencias sobre el juego, del que obtienen sucosos impuestos. Madrid, por ejemplo, lo ha fijado en el 10%. Otras propuestas fiscales fijan la tributación en el 7% sobre ingresos menos premios más un 3% sobre los ingresos publicitarios. El año pasado generó 40 millones de euros sin contar patrocinios.

Mientras LAE y ONCE tiene libertad absoluta para anunciarse, los operadores privados "no pueden incitar al juego". Lo que no impide que Bwin patrocine al Real Madrid, 888.com al Sevilla y que prensa, radio y televisión estén plagados de anuncios de casas de apuestas extranjeras.

Eduardo Antoja, de Cirsa, se lamenta: "¿Por qué Bwin puede patrocinar al Real Madrid, LAE anunciar la Lotería, pero Casinos de Marbella lo tiene prohibido?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 2009