Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Casi noventa' años en danza

El coreógrafo Merce Cunningham festeja su 90º aniversario con el estreno de 'Nearly ninety' con escenografía de la arquitecta Benedetta Tagliabue

Curioso, incansable e impenitente alquimista del movimiento, Merce Cunningham no ha perdido a sus casi noventa años ni un ápice de su deseo de experimentar con las posibilidades de los bailarines y la tecnología en una constante redifinición de la forma en que percibimos el arte de la danza. Su último experimento se llama Nearly ninety (Casi noventa), una coreografía que la Merce Cunningham Dance Company estrenará el próximo 16 abril en la Brooklyn Academy of Music de Nueva York, el mismo día en que el coreógrafo, referente ineludible de la danza contemporánea, celebra su 90º aniversario. Es un autorregalo creado en colaboración con las leyendas del rock underground Sonic Youth y el ex bajista de Led Zeppelin John Paul Jones, y el mezclador de sonidos y compositor japonés Takehisa Kosugi, que interpretarán la música en directo sobre una escenografía móvil de acero de siete toneladas creada por la arquitecta Benedetta Tagliabue.

Roca para ella y pájaro, bosque y roca para el equipo del herrero Esteve Miret, que ha construido la escenografía en una nave de la zona industrial de Igualada, donde ayer fue presentada a los medios de comunicación antes de ser desmontada y viajar, hoy, con destino a Nueva York, la estructura de acero es una maraña de tubos, escaleras y plataformas, una de ellas móvil, de siete metros de alto por seis de largo y seis de ancho, que será cubierta por un diachronic film, una suerte de tela transparente tornasolada que refleja la luz y que, afirma Tagliabue, le dará un aspecto de roca. Tres de las cuatro plataformas serán el escenario donde los músicos tocarán en directo en una secuencia temporal que, de forma aleatoria, determinará un ordenador. La cuarta, la móvil, será la pista de baile de uno de los 13 bailarines de la compañía.

La improvisación es una de las características del trabajo de Cunningham, según explicó ayer Tagliabue, quien recibió hace un año el encargo de crear la escenografía con la única consigna de que fuera un soporte desde donde los músicos pudieran interpretar sus creaciones y fue informada de la duración de la obra: 90 minutos. "En realidad", precisó Trevor Carlson, director ejecutivo de la Merce Cunningham Dance Company, "sólo dura 89 minutos, pues Cunningham ha creado la coreografía teniendo todavía 89 años, de ahí que el título sea Nearly ninety".

Igual que Tagliabue, Sonic Youth, John Paul Jones y Takehisa Kosugi no recibieron consignas a la hora de crear la música. Y los bailarines han trabajado la coreografía sin escuchar música alguna. "Desde hace muchos años, el trabajo de Cunningham, que crea coreografías sin argumento, se basa en la confianza con sus colaboradores. Todos trabajan por separado y cuando se juntan las diferentes individualidades la posibilidad de experimentación es mayor, porque todos descubren cosas nuevas los unos de los otros", explica Carlson.

Visita al Mercat

Madrid acogerá el 30 de abril el estreno Europeo de Nearly ninety en el Teatro del Canal, en el marco del Festival Madrid en Danza. La Merce Cunningham Dance Company visitará Barcelona el próximo noviembre, pero no será con esta nueva coreografía. Estrenará en el Mercat de les Flors dos nuevas creaciones, en colaboración con artistas plásticos y músicos catalanes, incluidas en los actos previstos con motivo de la exposición sobre John Cage, colaborador y compañero de Cunningham, que prepara para octubre el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 2009