Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Quinto aniversario del 11-M

Los socialistas deciden plantar a Aguirre en el homenaje del 11-M

Los críticos del PSM lamentan la medida, que llegó a través de mensajes de móvil

El Partido Socialista de Madrid, a través de un mensaje telefónico, ha advertido a sus cargos institucionales de que no acudan al homenaje a las víctimas del 11-M que presidirá hoy Esperanza Aguirre en la Puerta del Sol a las nueve de la mañana. La determinación se toma en protesta por el cierre de la comisión de investigación del espionaje en la Comunidad (concluye hoy con la comparecencia final del consejero de Interior, Francisco Granados). Los cargos del PSM irán a otros actos en recuerdo de los 192 muertos a consecuencia de los atentados. Por ejemplo, uno posterior en la estación de Atocha organizado por los sindicatos y al que asistirá su secretario general, Tomás Gómez.

En IU han debatido también la conveniencia de boicotear el homenaje presidido por Aguirre, según fuentes de la dirección. Pero finalmente acudirán.

A los críticos de la formación que lidera Gómez no les parece bien la decisión. "No hay que confundir a los ciudadanos con los intereses partidistas", sintetiza un miembro de los descontentos. A partir de ahora, los socialistas no irán a ningún acto oficial de Aguirre. "¡Ya estamos con la división!", exclama uno de los dirigentes parlamentarios del PSM, que desmiente que el modo de transmitir la consigna haya sido por SMS. "A mí me parece bien, es plantar el acto de Aguirre, no tiene nada que ver con mostrar nuestro duelo y respeto", insiste el diputado. La fractura en grupitos dentro del PSM, una amenaza que muta de nombres y corrientes cada poco tiempo, vuelve en forma de "sector crítico", como se autodenominan. Esta fracción ya mostró su malestar el jueves por el papel de los socialistas en la comisión de investigación al espionaje en la Comunidad. "Hemos sido blandos, no hemos tenido dureza. Hemos equivocado la estrategia y les hemos dejado escabullirse", apostillan.

"En la reunión del jueves no hubo discrepancias relevantes, no sabemos de dónde salen esos supuestos críticos", puntualiza un miembro de la cúpula del partido, "cansado de que aparezcan declaraciones anónimas señalando desacuerdos que no existen".

Varios de los críticos acusaron a la dirección de amenazarles por defender posturas diferentes a las marcadas por la línea oficial. El desacuerdo se originó porque hace dos semanas, Aguirre hizo mención a varios socialistas imputados en causas judiciales. La respuesta airada desde la bancada socialista fue criticada por los dirigentes de esta formación, que abogan por mostrar un perfil moderado mientras la presidenta "tiene que lidiar con todos los escándalos de corrupción que surgen".

Los socialistas insistieron ayer en que su decisión de no acudir al homenaje "no es un hecho puntual que afecte al 11-M, sino que responde a la decisión de no participar en nada que organice la presidenta de aquí en adelante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de marzo de 2009