Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa negocia llevar a un museo una vidriera con el escudo franquista

El Ministerio de Defensa está negociando con la Fundación Centro Nacional del Vidrio el traslado a su museo de la vidriera emplomada con el escudo franquista que cubre actualmente el comedor de gala de la Academia de Infantería de Toledo, según fuentes del departamento que dirige Carme Chacón.

Dicha fundación, de carácter público, dispone de una valiosísima colección en la Real Fábrica de Cristales de la Granja (Segovia), a la que se sumará la citada vidriera. El acuerdo debería incluir el desmontaje de la vidriera y su sustitución por otra, probablemente con el escudo constitucional, sin coste adicional.

La retirada de esa vidriera, realizada en 1948, ha sido objeto de polémica, pues los expertos consideran que se trata de una obra de artesanía de gran valor, dada su calidad y espectaculares dimensiones, y que desmontarla tendría un alto coste.

Defensa considera, sin embargo, que resulta contradictorio mantener un símbolo franquista en un lugar privilegiado de un centro docente cuyo objetivo es formar a los futuros militares en los valores constitucionales. Al final, la solución pasará porque la vidriera esté en manos expertas y en un lugar de acceso público como es un museo.

Defensa ha elaborado un amplio inventario de símbolos franquistas en dependencias militares. La filosofía, según las fuentes consultadas, es evitar su destrucción. Cuando sea posible, serán retirados y almacenados, y cuando no, cubiertos.

Las mismas fuentes subrayaron que se comenzará la retirada por aquellos símbolos que supongan una exaltación de la guerra civil o una humillación de los vencidos, mientras que se mantendrán placas e inscripciones que se limiten a constatar un hecho histórico. Por ejemplo, que el general Franco era jefe del Estado cuando se inauguró determinado edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009