_
_
_
_
Reportaje:Primer plano

Presencia exterior y 'Champions League'

Un pequeño grupo de eléctricas y de alianzas entre ellas dibujan el nuevo mapa energético mundial

En los últimos años los mercados energéticos, y en especial los eléctricos que eran los más domésticos y los más limitados por razones físicas y orográficas, han dejado de serlo. Las economías de escala, la globalización, la liberalización de estas actividades en muchos países, el dinero barato y sobre todo los avances técnicos y los acuerdos internacionales que han permitido tender redes transnacionales de hidrocarburos, gas o electricidad han terminado con el mito de las islas energéticas.

Las empresas españolas se han internacionalizado con fuerza:

-Repsol. Adquirió en 1999 por 286.000 millones de pesetas la argentina YPF y pasó a ser el décimo grupo petrolero privado del mundo. Hoy es una empresa internacional integrada de petróleo y gas, con actividades en más de treinta países y líder en España y Argentina. Es una de las diez mayores petroleras privadas del mundo y la mayor compañía privada energética en Latinoamérica en término de activos.

Más información
La energía juega al 'Monopoly'

-Endesa. Se ha internacionalizado con la creación de un grupo regional muy potente, Enersis, en América Latina y con varias compañías repartidas por Europa.

-Unión Fenosa. Ha adquirido activos de gas en Egipto y se ha asociado con empresas de este país y con la italiana ENI para abastecerse, licuar, transportar, regasificar y comercializar el gas.

-Gas Natural. Es el principal operador de distribución de gas en México y el segundo operador privado de generación eléctrica en este país. Está también en Argentina, Brasil, Colombia y varios países europeos y del norte de África.

Una presencia exterior reseñable, pero que todavía está lejos de permitirles jugar en la Champions League (véase el listado de compañías en el gráfico adjunto). Sólo se ha logrado colar en tan selecta liga, en cuyas manos está la nueva cartografía de los grandes mapas energéticos globales y regionales, la española Iberdrola con sus recientes saltos cualitativos logrados con la adquisición del gigante británico ScottishPower y de varias compañías en Estados Unidos, México y Brasil.

"El futuro energético de Europa pasa por la creación de entre cuatro y seis grandes grupos empresariales. Y esto se hará guste o no a los reguladores, porque es la única manera de garantizar el suministro energético a medio y largo plazo", señalaba ya en la pasada legislatura el ministro de Industria español Miguel Sebastián.

Dentro de esa nueva cartografía, el negocio nuclear toma cada vez más fuerza en Europa y América y el grueso del mismo se lo disputan las grandes compañías mundiales. Una de las canchas donde se juega hoy la partida es en el Reino Unido y en su plan de construcción de centrales. Se necesita mucho músculo financiero y tecnológico para entrar en esta liza. Iberdrola ha decidido aliarse con el grupo francés GDF Suez para participar en ese partido.

Es el último acto de un proceso de agrupación del que están saliendo tres grandes grupos: Iberdrola-GDF Suez (más la británica Scottish and Southern Energy); las alemanas RWE y E.ON y los grupos Centrica más el francés EDF (propietario de British Energy).

El acuerdo de Iberdrola con GDF Suez -ultimado en la reciente cumbre de Davos por los máximos responsables de las compañías- incluye la creación de una sociedad conjunta entre el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán y la compañía francesa, propietaria de cuatro plantas nucleares en Francia y Bélgica.

La sociedad conjunta hispano-francesa tendrá, a su vez, el 80% de la compañía que presente su candidatura para adquirir los emplazamientos nucleares en manos de la Nuclear Decommissioning Authority (NDA) y de EDF, que está obligada a vender activos tras la compra de British Energy. El 20% restante del consorcio corresponderá a Scottish and Southern Energy.

El consorcio formado por Iberdrola y GDF, como el resto, acudirán a la subasta de tres emplazamientos para centrales en Wylfa (norte de Gales), Oldbury (en el suroeste) y Bradwell (sureste). Para Iberdrola, la opción nuclear del Reino Unido es una baza importante en relación con la estrategia de crecimiento y de diversificación en Europa.

Es una concentración y una concertación inevitable en un continente, Europa, con escasos recursos energéticos, para hacer frente con algún peso específico al abastecimiento y a la negociación de precios con los proveedores de gas, Rusia y el norte de África, o afrontar el desarrollo de las onerosas nuevas generaciones de centrales nucleares. -

Centro de control del sistema eléctrico español de Red Eléctrica en sus instalaciones de Alcobendas (Madrid).
Centro de control del sistema eléctrico español de Red Eléctrica en sus instalaciones de Alcobendas (Madrid).GORKA LEJARCEGI

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_