Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernat Soria crea un grupo para tratar a la chicas del papiloma

El caso de Karla y Raquel rebasó ayer las fronteras de la Comunidad Valenciana en dos direcciones. Por un lado, el Ministerio de Sanidad anunció la puesta en marcha de un panel de expertos para arrojar luz sobre la situación de las dos adolescentes que llevan un mes entrando y saliendo de la sala de intensivos del hospital Clínico de Valencia tras administrarles la vacuna del papiloma. Además, la Consejería de Sanidad, atendiendo a la petición de los familiares de recabar una segunda opinión, se dirigirá al equipo de neuropediatría del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona para trasladar a estos profesionales las líneas de investigación y tratamiento llevado a cabo en el hospital Clínico de Valencia y cotejarlo con los especialistas de Barcelona.

El grupo de expertos del ministerio contará con especialistas propios, de salud pública de la sanidad valenciana y de la Agencia Española del Medicamento, además de los médicos que están tratando a las adolescentes, para poder responder a las grandes incógnitas que rodean a este caso: qué provoca las repetidas convulsiones que padecen las niñas y cómo se pueden tratar para que no se repitan estos episodios continuamente. Karla, de 15 años, volvió a ingresar el miércoles por cuarta vez a la UCI y Raquel, de 14, lo hizo el mismo día por quinta vez en un mes.

Fuentes del ministerio explicaron que las investigaciones se dirigirán a buscar causas relacionadas con la vacuna que puedan explicar los efectos que padecen las chicas. Hasta el momento, no se han encontrado datos que justifiquen una relación de causa-efecto entre la inyección y la reacción de Karla y Raquel, más allá de que en los dos casos se produjo poco después de ser administrada. Pero también "se evaluarán todas las causas ajenas a la vacuna" que pudieran dar respuesta a la situación de las pacientes.

También la Agencia Europea del Medicamento ha hecho un llamamiento a los Estados para que presten atención sobre posibles casos de reacciones adversas. Esta entidad avaló hace una semana la vacunación del papiloma, un patógeno que provoca cáncer de cuello de útero, después de que se retirara el lote de la marca Gardasil que se administró a las niñas valencianas por precaución.

El ministro Bernat Soria habló ayer con las familias de las chicas por teléfono desde Bruselas después de que éstas manifestaran su voluntad de contactar con el titular de Sanidad del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009