Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M | País Vasco

López se postula como 'lehendakari' y espera el voto del PP

Ibarretxe abrirá la negociación, pero carece de apoyos para la reelección

"Me siento legitimado para liderar el cambio. No renuncio a recabar los apoyos necesarios y mantengo la palabra y la ambición de liderar un proyecto de cambio que sólo nosotros podemos sacar adelante", aseguró anoche un exultante Patxi López, en puertas de conseguir un hito histórico en el País Vasco. Entre gritos de "¡Ari, ari, ari, Patxi lehendakari!" el socialista dio a entender que someterá su candidatura a los votos del Parlamento vasco. Si todo va según lo escuchado ayer a los diferentes líderes López lo tiene asegurado.

Con el apoyo del PP y UPyD logra superar los 38 necesarios para gobernar, aunque sea en minoría. Y el candidato de los populares, Antonio Basagoiti, ya dio a entender anoche que apoyará a López en la investidura. Incluso, a cambio de nada, es decir, sin Gobierno de coalición entre el PSE y el PP.

Los socialistas resaltan que son la fuerza política que más ha subido

Por el contrario, el candidato del PNV, Juan José Ibarretxe, no tiene votos suficientes de los nacionalistas e independentistas para ser reelegido lehendakari. Ni en primera vuelva con mayoría absoluta, ni en segunda con mayoría relativa.

El más votado es quien tiene la iniciativa para someterse a la investidura pero, por primera vez en la historia constitucional, puede no haber un lehendakari nacionalista. López se felicitó de que su partido haya logrado los mejores resultados de la historia en unas elecciones autonómicas vascas, con una subida de más de ocho puntos y ganando más de 40.000 votos. El líder de los socialistas vascos dio por finalizada la etapa de la división en bloques en el País Vasco.

El socialista dio por hecho que el voto del Censo de Residentes Ausentes le dará al PSE los ocho votos de los que depende el último escaño de Álava. La importancia de ese escaño radica en que si llega a los 25 sólo necesitaría los votos del PP, sin tener que recurrir al del diputado de UPyD, el partido de Rosa Díez. No obstante, los socialistas consideran que ni el PP ni UPyD están en condiciones de justificar que no votan a López y facilitan un Gobierno del PNV, apoyado por EA, Aralar y Ezker Batua.

"A partir de ahora decidirán todos los vascos, de común acuerdo, porque los ciudadanos han dicho en las urnas que quieren acuerdos entre diferentes, un cambio de rumbo para construir entre todos, y no unos contra otros", aseguró el socialista.

A la vez que López compareció Juan José Ibarretxe para proclamar la victoria del PNV. "Bien está que lo celebremos", les dijo el lehendakari en funciones a los suyos. "Nos corresponde abrir las negociaciones con el resto de los partidos para poner en marcha las instituciones", dijo a su vez un emocionado Ibarretxe ante las bases de su partido.

El PNV ganó a costa de sus socios del Gobierno tripartito, a los que literalmente fagocitó, y de los escaños que ha dejado vacante la izquierda abertzale. Es inviable la repetición de esa fórmula, apuesta inveterada de su candidato a lehendakari.

El partido de Urkullu se sentía anoche, como ganador, con la legitimidad de tomar la iniciativa y emprender conversaciones con el resto del espectro político para tratar de que Ibarretxe repita al frente del Gobierno autonómico por cuarta vez consecutiva. El PNV vuelve a ganar los comicios autonómicos, aunque con las distancias muy recortadas respecto de su principal competidor, el PSE-EE. Y sobre todo, sin mayoría nacionalista en el Parlamento vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de marzo de 2009