Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del hombre que atacó la 'herriko taberna' dice que está arrepentido

Emilio Gutiérrez, el hombre que atacó la herriko taberna de Lazkao (Guipúzcoa) con una maza tras el atentado de ETA contra la sede del PSE que destrozó su vivienda, dice estar arrepentido. Su familia explica en una nota remitida ayer que "ningún acto de violencia está justificado", y que el "arrepentimiento" de Emilio tras atacar el local "fue inmediato". Es más, la nota precisa: "Hemos respetado la justicia como el único medio valido para resolver los conflictos, y el castigo de los culpables dentro del Estado de derecho".

Emilio se tomó el martes la revancha por su mano y, provisto de una maza, atacó la entrada y el interior de la herriko taberna de esta localidad, causando numerosos daños. El suceso ocurrió al terminar la concentración de protesta por el ataque etarra del lunes. Inmediatamente después del ataque de ira, Emilio fue detenido por la Ertzaintza. Unas horas después se marchó del pueblo al aparecer pitadas amenazadoras. Emilio es hijo de un ex edil socialista de la localidad guipuzcoana.

MÁS INFORMACIÓN

Apoyos en la Red

La actuación del joven guipuzcoano ha provocado una oleada de solidaridad a través de Internet y ha despertado el debate de por qué no ha sucedido antes algo así con el elevado número de víctimas que ha generado la violencia terrorista de ETA.

La familia deja bien a las claras en la nota remitida ayer a los medios de comunicación que, si bien no puede impedir que cualquier ciudadano les apoye, cosa que agradecen, no ha "autorizado iniciativa alguna de recogida de firmas de apoyo, ayuda económica o cualquier otro tipo de actuación".

Tanto Emilio Gutiérrez como su familia ha permanecido en silencio desde el ataque que protagonizó el pasado martes y, según la nota de su familia, va a seguir haciéndolo, al menos hasta que no nombren un portavoz. "Les pedimos, por tanto, que se abstengan de intentar cualquier contacto con los miembros de nuestra familia mientras no decidamos otra cosa", solicitan. La familia muestra su rechazo al uso que han hecho algunos medios del suceso y precisan que "convertir un hecho aislado en el circo mediático que ya ha dispuesto alguna cadena de televisión, nos parece igualmente reprobable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de marzo de 2009