Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colonial lidera las pérdidas del sector con 3.981 millones

Los que más dinero ganaron en los años de bonanza son los que primero y con más intensidad han empezado a sufrir la crisis. Las grandes constructoras y, sobre todo, inmobiliarias entraron de lleno en pérdidas o redujeron drásticamente sus beneficios el año pasado.

Colonial y Reyal Urbis son las mayores damnificadas por el año en el que explotó la burbuja. La primera perdió 3.981 millones, frente a unas ganancias de 74 millones de 2007. En los nueve primeros meses ya se había apuntado unos números rojos de casi 2.500 millones.

Reyal, por su parte, perdió 875 millones de euros. La paradoja es que su cifra de negocios aumentó un 58%, pero la amortización por la depreciación de los activos arrastró a la empresa a las pérdidas. La caída en picado del valor de los activos es el elemento común que explica las pérdidas del sector.

Sacyr Vallehermoso, acostumbrada a los beneficios, que el año pasado alcanzaron los 946 millones, informó ayer de unos números rojos de 176,8 millones. El grupo que preside Luis del Rivero arguye que si se descontara el efecto de su salida de la constructora francesa Eiffage habría obtenido unos beneficios de 300 millones. Eiffage anunció ayer que despedirá en España a 220 personas.

Tres de las grandes inmobiliarias que presentaron resultados ayer también registraron pérdidas. Los números rojos de Afirma, Renta Corporación y Realia ascendieron a 238, 111 y 46 millones respectivamente. Renta informó también de que ha cerrado un acuerdo con las entidades que le concedieron un crédito de 500 millones para refinanciar su deuda.

Acciona ganó 464 millones de euros, el 51% menos que en 2007. OHL ha sido la excepción del sector, ya que sus resultados mejoraron un 7%, con un beneficio de 150 millones. A pesar de esto, el grupo constructor no se salvó ayer de la quema en Bolsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009