Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'banco' de la Generalitat da otros 15 millones a Ercros

El grupo multiplicó por seis sus pérdidas en 2008

El grupo químico catalán Ercros ha percibido un "pequeño préstamo financiero de 15 millones de euros" del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) de la Generalitat con el que está costeando la ampliación de su planta de Vila-Seca (Tarragonès), según el presidente de la empresa, Antoni Zabalza, que ayer presentó los resultados de la compañía. Ercros multiplicó por seis las pérdidas en 2008, hasta los 203,39 millones de euros, por la pérdida de valor sufrida por sus activos.

El préstamo de la entidad de crédito público va destinado a una fábrica que amplía su capacidad para asumir la producción que se libera por el cierre de la fábrica que el grupo tiene en Monzón (Huesca), que es parte de la reestructuración del grupo acometida tras la compra de Aragonesas. Esta reorganización implica el cierre de cinco fábricas y la salida de 325 personas. En 2007 y 2008, abandonaron el grupo 236. En 2009 lo harán las 89 restantes. "En estos momentos, no hay previstos nuevos ajustes de empleo", aseguró ayer Zabalza, pese a que dio por hecho que la atonía de la economía se mantendrá este año.

La planta de Vila-seca y la de Sabiñánigo centrarán las inversiones de Ercros, que en 2008 ascendieron a 35 millones y este año podrían alcanzar los 40 millones. Durante la presentación de resultados, Zabalza explicó que la totalidad del crédito sindicado de 226 millones que el ICF y La Caixa lideraron hace cuatro años para financiar la compra del negocio químico de Uralita por parte de Ercros "ya ha sido amortizado".

El grupo sufrió un calvario en la recta final de 2008. "El pánico llevó a una paralización casi total de la actividad industrial de este país en el último trimestre", dijo ayer Zabalza, para quien "esta sobrerreacción ha sido superada". Pero la demanda continúa muy débil. Y los analistas anticipan que el panorama sombrío durará todo el año. Estas perspectivas tienen un efecto negativo sobre la rentabilidad y, por tanto, el valor de los activos del grupo, caso de sus fábricas.

El efecto de esta depreciación asciende a 198,29 millones y este "ajuste contable" ha hecho que la compañía haya multiplicado por seis sus números rojos: de los 32,76 millones en 2007 a los 203,39 millones de un año después. Zabalza enfatizó que, sin el citado ajuste contable, Ercros habría perdido 6,35 millones, y que el resultado operativo bruto ordinario (Ebitda) aumentó de 27,86 millones a 43,59 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009