Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y Esquerra cortejan al BNG para acudir juntos a las europeas

Las elecciones gallegas definirán la decisión del Bloque

Ante las elecciones europeas del 7 de junio Convergència i Unió (CiU) y Esquerra Republicana (ERC) buscan aliados con frenesí, aunque lo hacen con disimulo. Muchas llamadas telefónicas. Nacionalistas e independentistas están cortejando al Bloque Nacionalista Galego (BNG) para ir de la mano en los comicios europeos. El BNG permitiría sumar votos en estas elecciones en las que España es una única circunscripción electoral. El Bloque es un partido de carácter fuertemente de izquierdas, nacionalista más que galleguista, tímidamente independentista, socio del PSOE en las Cortes y compañero en el Gobierno de la Xunta de Galicia.

Pero CiU y ERC siguen tácticas diferentes. Dan señales sin comprometerse y a buen entendedor nacionalista pocas palabras bastan. Quien tiene mejor posición de salida es CiU, ya que comparte la plataforma Galeuscat con BNG y Partido Nacionalista Vasco (PNV). Convergència mantiene una buena relación con los nacionalistas gallegos. Otra cosa es Unió, que siempre se ha sentido incómoda con algunos planteamientos del BNG, muy alejados de la sensibilidad democristiana. La reedición de la candidatura Galeuscat para las europeas es ahora el principal punto de fricción entre CDC y Unió. El partido de Josep Antoni Duran Lleida prefiere una lista de CiU en solitario para el Parlamento europeo. Además, los sucesivos desplantes de PNV y BNG en las Cortes ante cuestiones catalanas, como la crisis de las infraestructuras, han soliviantado a más de uno en CiU. Pero a pesar de las reservas, CDC mantiene buenos contactos con la dirección del Bloque.

Eso sí, cualquier acuerdo con el BNG deberá esperar al lunes, el día después de las elecciones gallegas, y también vascas en las que el PNV también se juega el futuro. UDC ha pedido a sus socios que no cierren ninguna fórmula electoral hasta el 17 de abril, cuando está previsto un consejo nacional conjunto. Las reticencias de Unió también son numéricas. En 2004, con CiU dentro de Galeuscat, los nacionalistas tuvieron 369.103 votos, el 17,4% del total catalán, lo que se tradujo en un eurodiputado: Ignasi Guardans. En la convocatoria anterior, en 1999, CiU se presentó sola y obtuvo 843.172 sufragios que significaron el 29,2% del cuerpo de votantes. Y tres eurodiputados: Pere Esteve, Concepció Ferrer y Carles Gasòliba.

ERC mantiene también una gran relación con el BNG ya que comparten grupo en la Eurocámara, la Alianza Libre Europea (ALE), y cuentan con ser "conjuntamente la columna vertebral de la ALE", según un alto dirigente de la campaña de los independentistas. Además, existe "una alta coincidencia programática" entre Esquerra y BNG. Si CiU va por libre Esquerra tratará de quedarse con el Bloque, pero no con el PNV.

A finales de marzo está programada una reunión de la ALE en Barcelona, será un buen momento para decidir sobre el pacto. ¿Otros posibles socios? "De momento Izquierda Unida no es una prioridad" dicen los republicanos. Y a todo esto el BNG se deja querer, pero sin mediar palabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009