JOSÉ MANUEL MARTÍN ALBA | Alcalde de Alcaucín

Un albañil cantaor de flamenco

Más de 12 horas de registro no borraron ayer la sonrisa del alcalde de Alcaucín (Málaga), José Manuel Martín Alba. Este albañil de 55 años, aficionado al cante flamenco y eje central de la última operación contra la corrupción investigada en la Costa del Sol abandonó ayer el Ayuntamiento a las 21.40, escoltado por guardias civiles. Unos 150 vecinos congregados le aplaudieron y le lanzaron gritos de ánimo. Subió al coche policial sin esposas y sonriente.

Pepe Calayo, nombre artístico que usa en sus actuaciones flamencas en las fiestas patronales de San Sebastián, pasó el día aparentemente tranquilo. Los investigadores estuvieron tres horas en su casa, en el centro histórico, y se llevaron una caja fuerte.

Más información
Detenidos el alcalde de Alcaucín y otras 12 personas por corrupción urbanística

Sus hijas Mónica y Sonia también fueron detenidas. Los vecinos no querían dar detalles sobre ellas e incidían en que llevaban una vida normal, "viviendo de alquiler con sus maridos".

En la calle, atribuían los cinco gobiernos con mayoría absoluta de Pepe Calayo a su capacidad para echar siempre una mano a la gente del pueblo, y lo más importante, que había dado mucho trabajo. "Es una persona muy buena", decía una de sus vecinas. "Bordaba los fandangos", añadía otra.

El pasado junio, Martín reconocía que el municipio tiene un diseminado muy extenso, 1.600 de los 2.300 habitantes viven en él, pero añadía que "muchas de las casas ya estaban hechas". Se mostraba partidario de crecer con orden, pero no ocultaba su sueño. "Tenemos agua y una buena situación. ¿Por qué conformarnos con 2.300 habitantes cuando podríamos tener 10.000?", decía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS