Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agente FIFA y un ex futbolista, jefes de una red de 'narcos'

Un jugador del Rayo Vallecano facilitó pisos para ocultar 600 kilos de 'coca'

Zoran Matijevic, agente FIFA, secundado por Pedrag Stankovic, ex jugador del Hércules de Alicante, eran los jefes de la organización de narcotraficantes recientemente desarticulada por el juez Baltasar Garzón y quienes supuestamente financiaron la compra de 600 kilos de cocaína. La policía sospecha que por debajo de ellos estaba Juan Carlos Balbastre Peñarrocha, condenado en octubre de 2002 a 11 años de prisión por tráfico de drogas. Y el tercer escalón lo conformarían, entre otros, Carlos de la Vega Díaz, jugador del Rayo Vallecano; Pablo Acosta, representante de futbolistas; Jesús Emilio Díaz de Mier, Txutxi, ex integrante del Hércules y del Athletic de Bilbao, quienes presuntamente alquilaron pisos y facilitaron infraestructura a la red, según fuentes de la investigación.

La policía puso en marcha la Operación Ciclón a mediados del año pasado, tras saber que Balbastre, que actualmente se hallaba en tercer grado penitenciario (semilibertad), estaba buscando financiación para comprar cocaína en el extranjero. Este hombre está condenado por la Audiencia de Bilbao junto con el teniente coronel de la Guardia Civil Rafael Masa por un alijo de cocaína de 188 kilos.

Balbastre contactó con el presunto líder del grupo, Zoran Matijevic, serbio de nacionalidad francesa, que gracias a su profesión realizaba continuos viajes a Suramérica en los que presuntamente aprovechaba para hacer contactos y coordinar operaciones de transporte de estupefaciente hasta Europa.

Los Grupos de Respuesta Especial al Crimen Organizado (GRECO) y la Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado de Madrid (UDYCO) creen que los serbios Matijevic y Stankovic están tras la financiación de los casi 20 millones de euros destinados a comprar la droga y a los gastos de transporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 2009