Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca en Francia los restos del empresario Publio Cordón

El grapo Silva declara que enterró al secuestrado, muerto por una caída

La Guardia Civil lleva cuatro meses buscando en un monte del sureste de Francia los restos mortales de Publio Cordón, el empresario secuestrado por los GRAPO en Zaragoza en junio de 1995. Esta investigación es consecuencia de las declaraciones realizadas por Fernando Silva Sande, ex dirigente de la organización terrorista, quien confesó el pasado noviembre que el cadáver lo enterró en un monte de Provenza, según informó ayer la cadena SER. Fuentes judiciales próximas al caso dan poca verosimilitud a lo dicho por Silva Sande y tienen dudas de que los rastreos acaben con el hallazgo del cadáver.

Cordón fue secuestrado el 27 de junio de 1995 cuando hacía footing en Zaragoza y luego trasladado a Francia. La familia pagó un rescate de 400 millones de pesetas, pero jamás se ha encontrado el menor rastro de él. Durante los años transcurridos, los grapos han reiterado en multitud de ocasiones que ellos dejaron libre al empresario cerca del antiguo estadio de fútbol de Sarriá.

El empresario intentó huir

Las fuerzas de seguridad jamás han encontrado una pista sobre lo que sucedió con Cordón, pese a que "los GRAPO lo apuntan todo", según un agente antiterrorista de la Guardia Civil. "Pero no hemos encontrado jamás ni una sola palabra sobre este secuestro", añade con extrañeza.

Según sostiene ahora Silva Sande, el empresario intentó huir por una ventana del lugar del cautiverio -una casa del monte Ventoux, en el sureste de Francia- a los pocos días del secuestro, pero cayó y murió en el acto. El terrorista supuestamente cavó una fosa y enterró el cadáver. Según fuentes próximas al caso, el lugar marcado por Silva, que ha sido trasladado en varias ocasiones desde la cárcel de Soto del Real a Francia para señalar dónde excavó la tumba, es una zona montañosa entre Lyón y Marsella.

Bajo la supervisión del juez Fernando Grande-Marlaska, la Unidad Central Especial (UCE) de la Guardia Civil y los servicios de información franceses (DCRIS) han rastreado repetidamente la zona, sin obtener resultados. En cambio, las fuentes informantes apuntan a que sí se ha localizado la vivienda donde Cordón estuvo cautivo.

La orografía del supuesto enterramiento podría haber cambiado a lo largo de los años, debido al crecimiento de la vegetación, la erosión natural y posibles movimientos de tierra. Por eso, los investigadores están cotejando el paisaje actual con el recogido en fotografías de los años 90, además de haberse entrevistado con vecinos de la comarca.

Según fuentes de la defensa jurídica de Silva Sande, éste se ofreció hace cuatro meses a colaborar con la justicia para esclarecer los casos sin resolver de esta organización terrorista, entre ellos el secuestro del empresario zaragozano. En un escrito enviado a la Audiencia Nacional, además, pedía perdón a las víctimas causadas por sus actividades criminales.

La Audiencia Nacional condenó a 28 años de cárcel al ex dirigente de la organización terrorista por el secuestro del empresario, propietario de Previasa y del Grupo Quirón. El acusado había negado siempre su participación. El Tribunal Supremo tiene pendiente de revisión la condena impuesta a Silva, tras el recurso interpuesto por Pilar Muro, esposa del empresario.

El pasado septiembre, en un juicio por un atentado contra una emisora de la Cope en 1998, Silva arremetió contra la banda: "La organización funciona como una secta, hay que tener mucha fe o ser un cretino para estar en esa secta". La organización lo ha expulsado de sus filas.

Pilar Muro declaró ayer a la agencia Efe que es "una satisfacción" que la Guardia Civil siga con sus investigaciones y espera que "tenga datos ciertos" para acabar con esta terrible incertidumbre. La esposa del empresario afirmó que tiempo atrás fue informada de que había "datos nuevos" sobre el caso, pero que la familia desconoce en qué fase se encuentran las investigaciones.

En 1996, siendo Jaime Mayor Oreja ministro del Interior, el Gobierno del PP mantuvo negociaciones con los GRAPO para lograr su disolución a cambio de medidas favorables a sus presos. Las conversaciones acabaron sin acuerdo porque el Ejecutivo exigía que la banda terrorista dijera qué había hecho con Cordón. En el verano de 2007, el actual ministro, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio por "desaparecida" y liquidada la "estructura militar" del grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de febrero de 2009