Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FUERA DE CARTEL | Elecciones 1-M

"El deporte merece una consellería"

El director del club decano de voleibol critica el reparto discrecional de ayudas

Volcánico y apasionado, José Manuel Touriño Lesta es el director general y alma del Clube Voleibol Marineda, "decano del voleibol gallego", puntualiza, uno de esos colectivos que se empeñan en demostrar que el deporte es algo más que fútbol. "El Marineda es mi hijo", anticipa Touriño, que sabe de negociaciones con políticos de todo pelaje o de pelear hasta el último euro de un patrocinio para sacar adelante un club que mueve a 300 jóvenes y que tiene una especial querencia por promover el deporte femenino.

Desde A Coruña, el Marineda fomenta la base en colaboración con dos colegios, Calasancias y Franciscanas, y mantiene un equipo en la tercera categoría nacional, objetivo en el que este año se les van a ir cerca de 200.000 euros. Touriño sueña con un equipo en la Superliga, la máxima competición del voleibol femenino, pero llegar a esas cotas supondría duplicar el presupuesto y no están los tiempos para soñar. "Moverte en divisiones inferiores es sencillo si te sabes relacionar porque siempre encuentras una empresa o algún amigo al que acudir", ilustra.

Un 30% del presupuesto del Marineda depende de subvenciones

Los problemas crecen cuando el nivel del equipo crece hacia categorías superiores. Ahí es preciso golpear en muchas puertas, privadas y públicas, porque un equipo del nivel del Marineda cubre el 30% de su presupuesto con ayudas de la Administración. "Este año las de la Xunta o las del Ayuntamiento llegaron pronto, otras temporadas algunas se retrasaron hasta ocho meses", apunta Touriño. "El problema es que no están totalmente definidos cuáles son los criterios por los que se establece el reparto del dinero. Cada club presenta su documentación y luego la consellería determina una cantidad sin atender a razones concretas". Cree el responsable del Marineda que esa falta de transparencia da pábulo a sospechas de amiguismo. Y ofrece soluciones.

La primera, canalizar las aportaciones a través de una fundación que capte capital privado y lo ponga a disposición de los clubes. "Se hace en Andalucía en algunos ayuntamientos y con bastante éxito". La segunda, estudiar la creación de una Consellería de Deportes. Durante el bipartito esas competencias estuvieron al comando de Ánxela Bugallo. "No le importábamos. Sí a Marta Souto, la directora general, pero el deporte por lo que genera, por su significado educativo o su integración en la sociedad merece un departamento".

Touriño tampoco desea retornar al escenario anterior. "Volver al PP sería regresar al franquismo", espeta antes de aludir a "Esperanza, Federico, Rouco y Pedro J.".

Y no se corta en mostrar el camino de Pedrafita a quienes no estén de acuerdo con aspectos como los que marca la actual normativa idiomática. "¡Pero si es una ley aprobada con el PP! Aprobaron la ley y ahora no están de acuerdo. ¡Qué se vayan a Castilla y León!". Y relata sus demandas ante una posible reedición del bipartito: "Deberían prestar más atención a la emigración. Van allá a la recogida el voto, pero no atienden las demandas de esa gente y son personas que están muy entroncadas con Galicia, que se sienten muy vinculadas a la tierra. Un Gobierno gallego debe conocer esa realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2009