Nueva Rumasa pide dinero al público ante la sequía crediticia

Justo 26 años después de que el Gobierno expropiara Rumasa por su agujero patrimonial, la autoproclamada Nueva Rumasa se ha dirigido a potenciales inversores para pedir que presten dinero a sus empresas suscribiendo pagarés y eludir así las dificultades para una financiación bancaria tradicional.

El grupo lanzó ayer una campaña de publicidad de su petición de fondos en la que aseguraba que la operación "ha sido autorizada previa consulta realizada ante la CNMV". La CNMV aclara que no la ha autorizado, sino que ésta no precisa su visto bueno al pedir un importe mínimo de 50.000 euros a cada interesado y dado que los pagarés no serán admitidos a cotizar.

En realidad, Nueva Rumasa no existe. O mejor dicho, no existe en España como "uno de los grupos empresariales más importantes de nuestro país con una valoración patrimonial neta de 3.000 millones de euros", como reza la publicidad, sino que es una pequeña sociedad que, según las cuentas de 2007 (últimas depositadas), está en pérdidas y tiene unos fondos propios de sólo 0,9 millones.

La CNMV aclara que no ha autorizado la emisión de pagarés

Bajo la etiqueta Nueva Rumasa, la familia Ruiz-Mateos presenta como grupo a una serie de sociedades diferentes. Algunas no han depositado sus cuentas, varias están controladas mediante firmas en el extranjero y muchas sufren pérdidas. La "magnífica oportunidad" que ofrece la teórica Nueva Rumasa es prestarle dinero suscribiendo pagarés corporativos de las compañías (no del grupo). El objeto declarado es "la adquisición de empresas". La publicidad ofrece una "rentabilidad garantizada del 8% anual", pero ni la rentabilidad ni el principal están garantizados mediante aval bancario ni gozarán de la protección del fondo de garantía de depósitos.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS