Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M | Galicia

Rajoy, de paseo con el PP de siempre

El PSOE acosa a Feijóo por rechazar un debate televisivo a tres bandas

El nuevo PP de Galicia tiene muy poco que ver con el de Manuel Fraga, y Alberto Núñez Feijóo se esfuerza en demostrarlo. Sin embargo, a la hora de ganar elecciones, los populares recurren a los de siempre, esos dirigentes tradicionales que controlan el territorio y arrastran los votos de las aldeas. Sólo eso explica que Mariano Rajoy, todo un líder nacional del PP, que fue el jefe de los birretes (urbanitas) y se enfrentó al sector de la boina (rural), recorra al anochecer 80 kilómetros por una carretera de montaña para dar un mitin en O Pinto, una aldea de 50 habitantes de Esgos (Ourense).

O Pinto es la aldea natal de José Luis Baltar, histórico presidente de la Diputación de Ourense y en este momento líder del PP rural y caciquil. Su cuñado es el alcalde y su hijo teniente de alcalde. "Aquí, en el concello, hay 1.000 habitantes y tenemos unos 700 votos", presumía Baltar a la salida de un mitin abarrotado. "Nosotros nos presentamos aquí, en Ourense, con el aval de Baltar, hijo de este pueblo", les dijo a los paisanos de Esgos, que se rompían las manos cuando escuchaban el nombre del líder local. "Porque el PP está aquí representado por él, con sus equivocaciones", soltó Rajoy mientras Baltar asentía y aplaudía, también, cuando se le mencionaba. "Baltar es el PP", dijo en una visita a Rubián, otro de los cinco pueblos que se metió en el cuerpo Rajoy en un solo día.

El PP admite que las cosas están difíciles en Ourense, aunque Baltar desmentía ayer a cualquiera que dudara: "Ni de coña perdemos el escaño, ni de coña", cerraba con su habitual desparpajo. Y es ahí donde se juega todo. Tanto, que O Barco de Valdeorras, el pueblo más grande y simbólico, por su lejanía, del interior de Ourense, ha recibido en sólo 24 horas la visita de Emilio Pérez Touriño, el propio Rajoy y Anxo Quintana, líder del BNG. Son los nacionalistas precisamente quienes tienen más posibilidades de arrebatarle al PP el disputado escaño orensano, porque ellos han trabajado con fuerza el voto rural.

Mientras, el PSOE aprovechó el rechazo definitivo del PP a un debate a tres, que provocó que la televisión gallega cancelara el cruce previsto para el viernes, para arremeter contra Núñez Feijóo, pero tanto él como Rajoy defendieron que el "cobarde" es Touriño por no haber aceptado un cara a cara con el candidato popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2009