Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

Nadie quiere bancos en su cartera de valores

Inversores y gestores han pasado de un alto grado de desconfianza hacia los valores financieros a sufrir un rechazo total que ha provocado un nuevo aluvión de ventas y que ha arrasado las cotizaciones.

El Ibex 35 ha caído en esta sesión el 2,87% para quedar en 7.843,20 puntos, un nivel que no se tocaba desde agosto de 2004, y que marca un nuevo mínimo anual.

En los peores momentos de la sesión, el Ibex 35 llegó a perder el 3,61%, coincidiendo con las mayores caídas de las cotizaciones de los valores bancarios. El Banco Popular caía en esos momentos el 12,61%, Banco Santander el 7,83% y BBVA el 7,68%, pero un esfuerzo de última hora limitó los descensos y al cierre el Popular perdió el 8,70%, el Santander el 6,74% y BBVA el 7,07%.

La situación ha sido muy parecida en toda Europa, sin que los inversores hayan tenido en cuenta si el banco en cuestión ha necesitado ayudas públicas para sobrevivir a los primeros embates de la crisis. Los inversores lo único que saben en estos momentos es que los valores bancarios se han convertido en un producto de alto riesgo, debido a la gran desconfianza que han despertado sus maneras de encarar la crisis.

En Estados Unidos, en donde el tiempo perdido para preparar soluciones para el sector financiero es visto ahora con desánimo, las caídas de las cotizaciones bancarias presentaban cuantías semejantes a las europeas, con el agravante de que General Motors encabezaba la corriente bajista, a pesar de que se está estudian-do la forma de reestructurar el sector.

En la Bolsa española apenas hubo excepciones a la tónica vendedora y, casi siempre, estuvieron en el sector energético, en el que destacaba Iberdrola tras la presentación de sus resultados anuales. Los inversores que aún se atreven a tantear el mercado han encontrado en algunos de estos valores una posibilidad a largo plazo, ya que sus cotizaciones están bastante bajas por el castigo sufrido en el último año.

Entre los indicadores económicos publicados ayer destacaba el índice de expectativas económicas para Alemania del mes de febrero, con un curioso avance hasta "menos" 5,8 puntos tras los 31 puntos negativos de enero. Esa mejora de las expectativas no se corresponde con la valoración del momento actual, que sigue pareciendo muy negativo a los analistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2009