Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acciona y Enel tensan las negociaciones por Endesa

El consejo se pospone ante la dificultad de cerrar el acuerdo

Acciona y Enel están dispuestos a apurar al límite las negociaciones en la compra, por 11.060 millones de euros, del 25% de Endesa que controla el grupo español desde 2007. El acuerdo, que estuvo a punto de cerrarse en la madrugada del lunes, merece, al parecer, una buena pelea. Con más asaltos de los ya celebrados.

Españoles e italianos, propietarios estos últimos del 67% de Endesa, están de acuerdo en dos cuestiones básicas. La primera, que unos -Acciona-, quieren vender y otros -Enel- quieren comprar. La segunda: que el precio del 25% de Endesa no puede superar los 11.060 millones de euros, la cantidad recogida en el put -opción de venta- del acuerdo parasocial firmado por ambas partes en 2007.

Pero trasladar esos dos puntos al papel, sin trampa ni cartón y con garantías de cobro, está resultando complejo. La prueba es que el acuerdo, prácticamente cerrado en sus grandes líneas tras meses de maceración, se estancó el lunes. Como consecuencia, el consejo de la eléctrica, que tenía que celebrarse ayer, se aplazó una vez más apenas dos horas antes de la hora prevista para su celebración: las 17 horas.

Como buenos escuderos que además se juegan jugosas retribuciones, los abogados y bancos de negocios de ambas partes han vuelto a ponerse manos a la obra para elaborar un documento, obligadamente complejo, que pueda ser firmado por Acciona y Enel.

"Flecos, lo que quedan son flecos" señalaba una fuente cercana a las negociaciones. Y puede ser cierto. Sólo que en las negociaciones entre españoles e italianos por Endesa, cada fleco sale por un pico de varias decenas de millones de euros. Un par de flecos de descuido y el desgarrón puede ser notorio. Para el bolsillo y para el prestigio.

Los flecos pendientes, en todo caso, forman parte de una pieza muy compleja. En principio, Enel está dispuesta a pagar a Acciona la cantidad acordada 11.060 millones, parte en efectivo (8.000 millones) y parte en activos de energías renovables de la propia Endesa.

Pero, aún a riesgo de simplificar, no es lo mismo poner 8.000 millones sobre la mesa, valorar los activos que quiere Acciona al precio que tenían hace dos años hasta llegar a 3.000 millones y estrechar la mano del satisfecho vendedor -para después ajustar "flecos"- que pedir a Acciona que ponga sobre la mesa los 3.000 millones que valen los activos a los que aspira y cerrar luego la operación con el pago de los dividendos a que tenga derecho el grupo español más un puñado de miles de millones en efectivo. Y como no es lo mismo, hay espacio para la discrepancia y para la tensión.

Enel analizó el momento de las negociaciones en un consejo celebrado en Roma, informa Miguel Mora. Al término del mismo, un escueto comunicado daba cuenta del estado de la cuestión: "No se ha tomado todavía ninguna decisión sobre la posible compra del 25% de Endesa propiedad de Acciona" afirmaba en su página web en inglés. Así pues, con la obligación por parte de Endesa de presentar cuentas antes del día 28, la cuestión es: ¿cuántos asaltos restan?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2009