Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP contrató en Estepona y Málaga a empresas investigadas por Garzón

Una agencia de Correa facturó 53.000 por viajes en el mandato de Rosa Díaz

Algunos de los imputados en la trama de corrupción investigada por el juez Baltasar Garzón han obtenido contratos y adjudicaciones en los ayuntamientos de Málaga y de Estepona bajo mandados del PP, aunque en el auto de prisión de uno de los presuntos cabecillas de la trama, Francisco Correa, el instructor sostiene que la captación de negocios se localizó "principalmente" en Madrid y Valencia.

Una de las sociedades controladas por Correa, la agencia Pasadena Viajes, facturó al Ayuntamiento de Estepona más de 53.000 euros entre febrero de 2000 y junio de 2003. El PP tuvo la alcaldía de Estepona desde octubre de 2001 hasta las elecciones de 2003, pero hasta que la ganó mediante una moción de censura con ex ediles del GIL participó en un gobierno cuatripartito con PSOE, IU y PA que duró 30 meses.

De la Torre ha dado a la constructora de Ulibarri VPO por 23,5 millones

El actual concejal del PP Ricardo Galeote fue en aquella etapa gerente de la sociedad municipal Turismo y Actividades Recreativas. Galeote, que es hermano del portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Gerardo Galeote, e hijo del ex concejal en Boadilla del Monte y gerente del consorcio deportivo de la zona oeste de Madrid, José Galeote, fue tajante ayer en negar cualquier tipo de irregularidad o trato de favor a Correa, así como haber recibido ningún tipo de dádiva ni indicación de nadie para que contratara con su agencia. Aseguró que si se operó con Pasadena fue porque ofrecía precios más baratos que otras agencias. Pasadena no volvió a operar con el consistorio cuando en 2003 ganó la alcaldía el socialista Antonio Barrientos.

Galeote no sólo niega haber favorecido los intereses de Correa, sino que sostiene que algunas de sus actuaciones ya como concejal han podido hacer perder mucho dinero a la familia del principal imputado en la operación Gürtel.

Y es que en octubre de 2006, el PP anunció que denunciaría en la fiscalía anticorrupción un convenio urbanístico para la urbanización Atalaya Golf que contemplaba un importante aumento de edificabilidad. La promotora era Construcciones Salamanca, propiedad del suegro de Correa, Emilio Rodríguez Bugallo, uno de los imputados en el caso Malaya que falleció recientemente. El PP cuantificó las plusvalías de aquel convenio que finalmente retiró el ex alcalde en unos 50 millones de euros.

La esposa de Correa, Carmen Rodríguez, trabajó dos meses y medio como jefa de prensa en el Ayuntamiento de Estepona durante el mandado de la alcaldesa del PP Rosa Díaz, que ayer eludió cualquier pregunta sobre el asunto. Díaz, que abandonó el PP en 2003, fundó un partido independiente, Estepona 2007, es concejal y en abril se incorporó al equipo de gobierno del socialista David Valadez.

Por otro lado, la constructora Begar, propiedad de José Luis Ulibarri, tiene en Málaga cuatro promociones de VPO en construcción que el adjudicó el Ayuntamiento que preside Francisco de la Torre por un montante total de 23,5 millones de euros. Uno de los contratos, de 8,6 millones de euros, lo comparte con otra constructora en una promoción en la que también participa la Junta.

Como presidente de la Asociación Española de Televisiones Digitales, Autonómicas Privadas y Locales, Ulibarri promovió el congreso que esta organización celebró en Málaga el pasado abril a bordo de un buque atracado en el puerto. El Ayuntamiento aportó 150.000 euros para el patrocinio del evento, incluido en el programa Málaga Valley que pretende convertir la ciudad en referente mundial en nuevas tecnologías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 2009