Audiencias

El 23-F de TVE-1 se merienda al de Antena 3

La noche del martes hubo duelo de telefilmes basados en el 23-F y uno de los contendientes venció por goleada. 23-F, el día más difícil del Rey, de TVE-1, enganchó a 6.491.000 personas (un 31,5% de la cuota de pantalla), cinco millones más que 23-F, historia de una traición, de Antena 3, que sólo atrajo a 1.541.000 de espectadores (un pésimo 7,6% de la cuota). La miniserie, que arrancó el lunes ante 2,8 millones de espectadores, perdió 1,3 millones en su desenlace.

23-F, el día más difícil del Rey ha batido varios récords de audiencia: es el programa más visto en lo que va de 2009, por encima de la comparecencia de Zapatero en el popular Tengo una pregunta para usted (6.432.000 espectadores; 30,4% de cuota), y es la miniserie de producción nacional más vista en España.

El producto de Antena 3 tiró por la ficción, pero a la gente le gustó más la opción de TVE-1, que optó por imaginar cómo vivieron aquel día sus protagonistas, especialmente el Rey (Lluís Homar) y Sabino Fernández Campo (Emilio Gutiérrez Caba). En la primera escena del telefilme la Familia Real desayuna en palacio. El Príncipe está preocupado: en el colegio le han encargado una redacción delicada para un futuro Rey: '¿Qué quieres ser de mayor?'. "Yo no es lo que quiera. No puedo elegir", se queja Felipe. El éxito de TVE-1 dejó en un relativo mal lugar incluso a Aída (Telecinco), que hizo su segunda peor marca, 4.091.000 espectadores y 19,9% de la cuota: un 3,5% menos de lo habitual. La gala de los Premios TP (La Sexta) perdió medio millón de espectadores respecto al año pasado y House (Cuatro; 2.697.000 espectadores) también se resintió.

Visto el éxito del estreno de La Primera, Antena 3 ha replanteado su parrilla de esta noche (a las 22.00 se emite el desenlace de la mini serie de TVE-1). La cadena tenía previsto estrenar el telefilme El último templario (una producción made in USA de 2008 con Mira Sorvino). En su lugar emitirá La sangre de los templarios, una producción alemana de 2004. ¿Jugando al despiste?

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de febrero de 2009.