La red de corrupción vinculada al PP

El Partido Popular no expedienta a los implicados en la trama

El negacionismo es la máxima del consejero de Sanidad y secretario de Comunicación de los populares, Juan José Güemes. No es verdad, dijo, la trama de espionaje revelada por EL PAÍS. Tampoco lo es, dice ahora, que Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama de corrupción vinculada al Partido Popular, participe "en algún organismo o acto público del PP". "Al menos, desde noviembre de 2004", cuando llegó Esperanza Aguirre al poder regional.

Güemes salió ayer en defensa pública de su partido después de la Comisión de Dirección del PP madrileño. Había que cerrar filas. Los populares no expedientarán al alcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, que se ha aferrado a su cargo durante tres días (desde que le salpicó la trama) y se ha quedado como concejal. Tampoco al ex alcalde de Majadahonda y ex presidente del Mercado Puerta de Toledo, Guillermo Ortega. Al menos, "por el momento", explicó Güemes. Tanto Panero como Ortega están imputados por el juez Baltasar Garzón. Ambos han dimitido de sus cargos, según Güemes, para poder defenderse mejor de los cargos que se les imputan. El PP tampoco va a hacer cambios en su grupo municipal en Boadilla del Monte, que seguirá presidiendo Panero. El alcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González, tiene el encargo del PP de "apoyar" a este grupo para elegir nuevo alcalde.

Más información
Aguirre niega que el PP se haya financiado ilegalmente o contratara a los investigados
Cospedal enmienda a Aguirre y abre expediente a los imputados del PP

Sobre el ex consejero de Deportes Alberto López Viejo, Güemes dijo que ha renunciado a su cargo para que "nadie tenga la tentación de mezclar dos cosas diferentes" como son la organización "normal" de eventos de la Comunidad de Madrid y la investigación de los "gravísimos delitos" que se les imputan a los empresarios que investiga Garzón. Y negó cualquier "irregularidad" en la contratación de "logística, luz y sonido" por parte del Gobierno regional. Las adjudicaciones contaban con la "consignación presupuestaria, aprobada por la Asamblea y con los informes preceptivos favorables", defendió.

"Estamos ante una cacería del adversario político en un contexto de elecciones muy importante para Galicia, para el País Vasco y Para España", acusó Güemes. Y se refirió también a la montería en la que coincidieron el juez Garzón y el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

Por su parte, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, pidió ayer la dimisión del presidente de la comisión de investigación de la trama de espionaje en la Asamblea, Benjamín Martín, por su presunta vinculación con Correa. Está "bajo sospecha", lo que pone "en juego la credibilidad de la institución", dijo Gómez tras el Comité Ejecutivo del PSM.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS