Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La Inmaculada' luce ya en Sevilla

El cuadro se expone con las demás obras de la colección del Centro Velázquez

La Inmaculada, un cuadro de enorme valor para conocer la pintura de Velázquez, lucía ayer de nuevo en Sevilla. Hay expertos que atribuyen el lienzo a Alonso Cano (1601-1667); otros creen que es obra de Velázquez (1599-1660). En cualquier caso, este cuadro de 142 x 98,5 centímetros ha vuelto a Sevilla tras una historia que se remonta al siglo XVII. El cuadro se expondrá al público a partir de hoy en el Centro de Investigación Diego Velázquez, situado en el Hospital de los Venerables (sede de la Fundación Focus-Abengoa), en pleno centro histórico de Sevilla.

La Fundación Focus-Abengoa ha adquirido La Inmaculada y la ha incorporado a la colección del Centro Velázquez. La fundación prefiere no dar ninguna cifra sobre el coste económico de la adquisición y tampoco quiere identificar al vendedor de la obra. La operación de adquisición ha sido realizada con la casa de subastas Sotheby's.

Benito Navarrete, asesor de la entidad, atribuye el lienzo a Alonso Cano

El cuadro brillaba ayer entre las otras obras de la colección. El lienzo trazaba un diálogo con las demás pinturas sobre una Sevilla, puerta de Indias, que en el Siglo de Oro combinaba espiritualidad y ambición de riqueza. El flujo comercial se entreveraba con el intercambio de propuestas artísticas. De esa Sevilla de las primeras décadas del siglo XVII se nutrió un joven Velázquez. Y es esa Sevilla la que refleja la colección del centro de la Fundación Focus-Abengoa.

La colección reúne obras de Velázquez, Zurbarán, Murillo, Roelas, Herrera el Viejo, Cavarozzi, Pacheco y Martínez Montañés, entre otros. La Inmaculada está rodeada, así, de unas obras que se enriquecen mutuamente.

El profesor Benito Navarrete, asesor del Centro Velázquez, atribuye la autoría de La Inmaculada a Alonso Cano. Navarrete definió ayer el lienzo como "una obra maestra en su género". "Independientemente de la atribución, La Inmaculada es una pieza clave", agregó. ¿Por qué es una obra clave? "Por su relación con La Inmaculada de Velázquez de la National Gallery de Londres. Además, su figura fusiforme la relaciona con Alonso Cano. Y, sobre todo, por su frontalidad y carácter escultórico, que le da un resplandor naturalista heredero de Caravaggio", comentó Navarrete. El asesor recalcó el vínculo que mantiene la obra no sólo con La Inmaculada de la National Gallery, sino también con una escultura de la Virgen de Martínez Montañés que forma parte de la colección.

El cuadro presentado ayer fue pintado en Sevilla entre 1618 y 1620 en el ámbito del obrador de Francisco Pacheco. El lienzo fue adquirido en 1870 en Francia. En 1990, fue subastado en París. En 1994, Sotheby's no consiguió venderlo en una subasta celebrada en Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de febrero de 2009