Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cervantes y el Llull siguen mirándose a distancia

A las cinco de la tarde de ayer, la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarell, se reunía con el presidente de la Generalitat, José Montilla, como paso previo a la firma de un convenio marco que, indicó Caffarell, "permita coordinar las actividades que puedan hacerse tanto en lo que respecta a la política lingüística como a las actividades culturales en el exterior". Josep Bargalló, director del Instituto Ramon Llull (IRL), el equivalente catalán del Cervantes, no estuvo presente en la reunión ni se reunió después con Caffarell porque aproximadamente a la misma hora se encontraba en Palma de Mallorca inaugurando la nueva sede de la entidad en las Baleares como acto final del largo proceso de reagrupamiento del Gobierno balear y del catalán en el instituto que promociona en el exterior la lengua común.

Ninguno de los dos se mostró ayer especialmente preocupado por no el desencuentro. Según Caffarell, con el Llull hay "una magnífica relación" y en el futuro tiene previsto reunirse con Bargalló, si bien insistió en su empeño de firmar el convenio marco con el Gobierno catalán, al igual que quiere hacer con los de otras autonomías, ya que considera que la colaboración con el Cervantes va más allá del acuerdo que ya tienen con el Llull "y con otras entidades catalanas". Para Bargalló, los acuerdos con este instituto "tienen que rehacerse", ya que, afirmó, se está ahora mismo "en el inicio de la relación". Con todo, tampoco pareció preocupado ya que, aseguró, "la relación lógica y excelente la mantenemos con la Sociedad Española para la Acción Cultural Exterior (Seacex), con la que estamos colaborando en la itinerancia de exposiciones".

Respecto a la sede de Palma, Bargalló insistió ayer en que no es "una delegación" sucursal de la de Barcelona, sino que desde ahora el IRL es bicéfalo y cuenta con una nueva directora adjunta territorial, la ibicenca Fanny Tur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 2009