Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal desafía al Ejecutivo al insistir en abaratar el despido

El contundente rechazo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a rebajar la indemnización por despido apenas hizo mella en la patronal. "A tantos que piden el despido más fácil, les tengo que decir que no". Zapatero habló alto y claro el domingo, pero la CEOE optó ayer por hacer oídos sordos.

La negativa de Zapatero fue provocada por una propuesta aireada unos días antes por CEIM, la patronal madrileña. El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que dirigió la patronal madrileña antes de desempeñar su actual cargo, insistió en que la propuesta de abaratar el despido "es absolutamente necesaria".

La CEIM planteó establecer un "contrato de crisis", con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado, frente a los 45 días de los contratos ordinarios. Y que, además, el Gobierno incentivara su uso con bonificaciones fiscales.

"Son propuestas muy sensatas, que comparto de la A a la Z", sostuvo Díaz Ferrán. Un entusiasmo que no sentó bien al vicepresidente económico, Pedro Solbes. "Eso se discute en la mesa de diálogo social", zanjó Solbes, no sin antes recalcar que el presidente había sido "muy claro", al rechazar una rebaja en las condiciones laborales "como a algunos les gustaría".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de febrero de 2009