Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El narcotraficante El Negro, localizado en un penal de Brasil

La Audiencia lo excarceló en 2001 para evitar que se suicidase y se fugó

El narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría, El Negro, fugado de la cárcel en España en 2001 tras ser puesto en libertad por la Audiencia Nacional para evitar que se suicidase, ha sido identificado en un penal de São Paulo (Brasil), donde se encuentra internado. España reclamará su entrega para ser juzgado.

El Negro fue encarcelado el pasado 22 de mayo tras ser detenido en una operación antidroga. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía tuvieron conocimiento a través de la agregaduría de Interior en Brasilia de que en una prisión brasileña se encontraba ingresado un individuo cuyas características físicas podrían coincidir con las del fugado. La primera identificación, realizada a través de una fotografía, fue positiva, pero hasta el pasado jueves no se pudo verificar su identidad ya que empleaba una documentación brasileña falsa de excelente calidad. La identificación fue posible gracias a las gestiones realizadas por la Brigada de Crimen Organizado y el Servicio de Interpol de la Comisaría General de Policía Judicial.

Carlos Ruiz Santamaría, considerado el comisionado de los carteles colombianos de la droga y coordinador de las operaciones de desembarco a gran escala en Europa, fue detenido tras el intento de introducir en España casi 10 toneladas de cocaína en el buque Tammsaare.

Veinte días antes de su juicio, la Sección Cuarta de la Audiencia decidió excarcelarle a la vista de un informe psiquiátrico que advertía de que podría suicidarse, pese a que la Fiscalía Antidroga pedía para él 60 años de cárcel y 69.000 millones de pesetas de multa.

El Negro se dio a la fuga nada más salir y la magnitud del escándalo provocó una tormenta judicial y política que se saldó con sanciones de siete meses de suspensión para el ponente de la resolución y seis meses para los otros dos magistrados. El Supremo anuló las sanciones, pero dos de los magistrados ya habían pedido el traslado y el tercero se marchó después.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009