Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

California manda a casa a los funcionarios dos días sin cobrar

La situación del Estado de California (EE UU) empieza a ser crítica. 200.000 funcionarios se quedaron ayer en casa, en una jornada de descanso forzoso que se descontará de sus nóminas. Es una medida sin precedentes, que la Administración que dirige el gobernador Arnold Schwarzenegger pretende aplicar dos días al mes hasta el verano de 2010. El objetivo es reducir gastos para tapar agujeros presupuestarios.

California está en estado de emergencia fiscal desde finales de 2008. El colapso del mercado inmobiliario, la crisis financiera y ahora la recesión amenazan con elevar el déficit a 42.000 millones de dólares (32.600 millones de euros). Para frenar la sangría, Schwarzenegger propuso reducir el sueldo a los funcionarios, entre otras medidas. Pero el pasado lunes expiró el plazo para que se llegara a un acuerdo sobre el presupuesto.

Ante los limitados recursos que el gobernador tiene a su disposición, el Estado de California empezó esta semana a aplazar las devoluciones de impuestos a los contribuyentes y a retrasar pagos. Entre las oficinas que cerraron ayer están el Departamento de Alimentación y Agricultura y el de Servicios Sociales. Con esta medida se espera ahorrar 1.300 millones de dólares (1.010 millones de euros) hasta 2010.

Los tribunales, prisiones y hospitales están obligados a seguir operando. California no es el único Estado que se enfrenta a problemas financieros. Maryland, Ohio, Florida o Nueva York también están pidiendo a sus funcionarios que acepten reducciones de salarios u otro tipo de medidas similares como alternativa a la eliminación de esos puestos de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009